Dimite el presidente de la SEPI. Sobre un cargo público no puede existir la más mínima sospecha
CSIF, ante las presuntas irregularidades que han salido a la luz de su época de alto cargo en la Junta de Andalucía, defiende que no queda otra alternativa hasta que la justicia se pronuncie.
03 de Octubre de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, sindicato más representativo en las administraciones públicas, celebra la dimisión de Vicente Fernández como presidente de la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), porque sobre un cargo público no puede existir la más mínima sombra de sospecha.

El sindicato defiende este tipo de medidas tajantes cuando un presidente de un organismo público, como en este caso sucede con Vicente Fernández está siendo investigado en un caso de tráfico de influencias e indicios de prevaricación debido a las presuntas irregularidades en los derechos de explotación del yacimiento minero Aznalcóllar en 2015 cuando él era un alto cargo de la Junta de Andalucía.

A la espera de la decisión de la justicia, CSIF reivindica siempre los principios de neutralidad, transparencia y ejemplaridad de los cargos públicos. Si hay la más mínima sospecha, hay que cortar. Por lo tanto, hasta que no se resuelvan las dudas, el sindicato comparte esta medida y el previsible cese por parte del Gobierno, que se formalizará mañana en Consejo de Ministros.

CSIF recuerda que la SEPI es un holding público, cuyo ámbito de actuación abarca 15 empresas de distintos sectores participadas de forma directa y mayoritaria (Correos, Navantia, Tragsa, Cetarsa, Hunosa…) con una plantilla final que supera los 100.000 empleados a los que el presidente siempre debe dar ejemplo de una vocación íntegra de servicio público.