“Hay que acabar con la mala fama de los jefes en Correos”
Dos afiliados de CSIF, que tomaron ayer posesión entre las 1.610 nuevas jefaturas intermedias de Correos, explican que “las cosas se pueden hacer bien teniendo contenta a la gente”.
03 de Septiembre de 2019

Ayer, Mari Carmen fue una de las 1.610 nuevas jefaturas intermedias que tomó posesión de su nueva función en Correos. Ella será jefa de unidad de distribución, un puesto que ha desarrollado con carácter temporal durante tres años en los que aprendió que “las cosas se pueden hacer bien teniendo contentos a los empleados. Hay que acabar con la mala fama de los jefes en Correos. Tenemos la oportunidad de demostrarlo y de tratar a la gente que está a nuestro cargo como nos gustaría que nos tratasen a nosotros”, añade Mari Carmen que, desde 2006 hasta 2011, trabajó de cartera. “Conozco el trabajo y eso es fundamental. Creo que sé hasta donde se puede llegar. Yo también fui novata en Correos. No olvidaré el primer día que salí con el carro a repartir a la calle. Si a mí me ayudaron yo estoy aquí para ayudar a los demás”.

David asumió ayer su plaza como director de oficina, una responsabilidad que también conoce porque suma cuatro años de provisional en los que aprendió que “no se trata de imponer nada, sino de demostrar que hablando se entiende la gente. Tuve un jefe que cada día nos decía, ‘soy el primero que puedo hacer las cosas mal, si lo hago, por favor, recordármelo’”. Para David, ser jefe “no es una vocación, sino de un trabajo en el que no se trata de imponer sino de compartir. Al fin y al cabo, los objetivos de la oficina los vamos a cumplir entre todos”.