Cómo acabar ya con la pesadilla de los sábados en Correos
CSIF, tras el fracaso de la Investidura, exige a la empresa postal que lleve a cabo ya la inmediata supresión obligatoria de los sábados.
26 de Julio de 2019

A grandes males, grandes remedios. Históricamente ha sido así y la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) juzga que esta es una gran ocasión para demostrarlo en Correos tras el fracaso de la Investidura. Un fracaso que afecta a una de nuestras grandes batallas en la empresa postal: la supresión obligatoria de los sábados, que requiere la aprobación del Real Decreto de Jornadas Especiales en Consejo de Ministros. Y hasta que no se forme Gobierno no hay nada que hacer. Y como esta transición amenaza con prolongarse indefinidamente, CSIF no lo duda: a grandes males, grandes remedios.

Podríamos decirlo de otra manera. Podríamos acordarnos de esa idea grabada a fuego en la memoria del imperio romano: “Cuando la situación es adversa y la esperanza poca, las determinaciones drásticas son las más seguras”. De ahí que CSIF reivindique ya a la empresa la inmediata supresión obligatoria de los sábados como exigimos en la reunión del 4 de julio. Pero ahora ya no hay motivos para que esta medida no se plasme ya en Correos, a partir del mes de septiembre.

Se trata de una medida que debía estar puesta en marcha desde el 1 de julio, porque así está firmado. Se trata de una medida que la empresa ya puede llevar a cabo entre otras razones porque ya dispone de las encuestas, que ha pasado a los empleados para comprobar su disponibilidad a ejercer los sábados de volunatrios. Por eso el sindicato reivindica que llegó el momento. De otra forma no le estamos pidiendo paciencia al empleado; le estamos invitando a formar parte de una pesadilla.