El desprestigio de las empresas públicas: “Cada una va por libre, como si fuese el ejército de Pancho Villa”
> Delegados de CSIF en empresas públicas como Correos, Loterías, ICO o Paradores denuncian situaciones inconcebibles. “Hay empleados en estas empresas con el Bachiller Superior que ganan más que el presidente del Gobierno”.

> El sindicato ha adquirido una representación superior a los 450 delegados desde la creación del Sector EPE (Entidades Públicas Estatales) en mayo de 2016.
04 de Abril de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios lucha frente al desprestigio de las empresas estatales, donde en los últimos tres años ha sumado una representación superior a los 450 delegados. Durante este tiempo, CSIF ha confirmado que hay mucho trabajo por hacer para acabar con ese desprestigio, tal y como explica Antonio Yagüe, delegado de CSIF en Selae (Loterías y Apuestas del Estado), donde, actualmente, conviven cuatro Convenios diferentes para los empleados: “A día de hoy, cada empresa pública es como el ejército de Pancho Villa. Cada una va por libre”, denuncia. “Hay empleados con el Bachiller Superior que ganan más que el presidente del Gobierno, porque no hay un proceso de selección de personal con transparencia y garantía para impedir ese tipo de situaciones que a veces se conocen y, sin embargo, no se solucionan. Y es imperdonable que las empresas públicas se conviertan en un coto para colocar a familiares y amigos”.

En el encuentro, organizado por CSIF, también asistió Miguel Ángel Rozas, delegado del sindicato en el ICO (Instituto de Crédito Oficial), que denunció que en el Banco del Estado “hay 50 jefes de área, que cobran entre 40.000 y 60.000 €, para 300 empleados. ¿Qué sentido tiene eso? El único sentido es que, teniendo reconocido el teletrabajo, no podemos llevarlo a cabo, porque entonces los jefes de área sobran. Y eso va en contra de la razón de ser de una entidad pública”. Así lo explica Miguel Ángel Rozas, que entiende que “la protesta no puede ser permanente. Hay que seleccionar los momentos de hacerlo y profesionalizar la labor sindical como hace CSIF que acaba de entrar en el ICO, en las últimas elecciones sindicales. Los trabajadores nos han entregado su confianza porque esto no puede seguir así. La empresa pública puede ser rentable, porque está cualificada. Pero está dañada por la zarpa de los políticos. Y eso es lo que debemos evitar”.

Ana Belén Puerto, delegada de CSIF en Correos, donde trabajan más de 50.000 empleados, señaló: “Tenemos que demostrar que las empresas públicas son imprescindibles. La prueba está en Correos, que tiene más de 300 años de antigüedad dando un servicio a la ciudadanía. Quitar esa idea de la cabeza que existe en todo lo público, ‘trabajas menos que un funcionario’, porque ya no es así. De hecho, en los últimos diez años, en Correos hemos asistido a los recortes en los puestos base que son los que realmente sacan el trabajo. Y, sin embargo, en la parte de arriba no hace más que aumentar el número de altos cargos. Mientras siga siendo así, no corregiremos los defectos de la empresa pública”.

José Manuel García, delegado en Paradores, donde hay 4.400 empleados, entiende que “la solución está en un sindicalismo fuerte, claro, honesto. Tenemos que denunciar a los que nos desprestigian, a los que echan por tierra el trabajo de los demás. A partir de ahí, no se puede generalizar. Máxime en empresas como Paradores, donde hay empleados que no llegan a los 14.000 € anuales y, sin embargo, son puestos base que están cada día al pie del cañón lidiando cara al público con situaciones que pueden ser muy difíciles. Ellos no se merecen que su empresa, por el hecho de ser pública, este desprestigiada. Por eso lo que realmente hay que impedir es que estas empresas se conviertan en un aparcamiento para políticos y altos cargos”.