Un afiliado de CSIF, número 1 en las oposiciones a Correos entre más de 100.000 candidatos
Con una puntuación de 46.041, Ángel Cristian Mayordomo, un licenciado en Ciencias Políticas que se ha preparado con nuestro sindicato, representa el triunfo de la perseverancia. “Para mí, este es el resultado de once años desde que empecé a intentarlo”.
30 de Enero de 2019

“Salí muy enfadado del examen. Pensaba que me había quedado a las puertas como la última vez. Sin embargo, una vez que salieron las respuestas oficiales, me puse a corregirlo y mi decepción dio un giro”, explica Ángel Cristian Mayordomo, de 33 años, un afiliado de CSIF en Cartagena que se preparó con nuestro sindicato y que con 46.041 puntos ha sido el número 1 de los más de 100.000 candidatos que se presentaron a las 2.295 plazas ofertadas por Correos. “Es un dato que demuestra que iba bien preparado. He invertido mucho tiempo. Este es el resultado de once años, desde que empecé a trabajar en Correos. Desde entonces, era lo que buscaba. He pasado por muchos contratos temporales que no te garantizan la estabilidad que necesitaba. Me he comprado una casa en Cartagena con mi novia, tenemos una hipoteca a 30 años… Tenía que aprovechar esta oportunidad”.

Licenciado en Ciencias Políticas, Ángel representa “una prueba de lo difícil que puede ser encontrar un empleo estable. Yo he estado once años persiguiéndolo en Correos, porque es una opción que me parece convincente. Es un trabajo que te mantiene activo en el que sientes que haces algo por los demás y, para mí, eso es importante”, justifica él, que obedece al legado que ha vivido en casa. “Soy hijo de un cartero que me ha enseñado a valorar lo que significa trabajar aquí. No pasa nada porque yo haya estudiado otra cosa. Siempre habrá tiempo para hacer otras cosas. De hecho, la carrera me la he sacado mientras trabajaba en Correos con contratos temporales”.

“Lo importante es saber lo que deseas y emplear tus fuerzas en ello. Es lo que he hecho”, insiste Ángel Mayordomo, que hoy es un hombre feliz. “He cumplido. He estudiado mañana y tarde. He sabido rodearme. He tenido un profesor como Antonio Tovar en los cursos de preparación al que le podías preguntar una duda a cualquier hora del día. Siempre te respondía. Siempre estaba atento y todo eso suma. Por eso este resultado no sólo es mío, sino de las gente que me ha ayudado, que ha creído en mí y que me decía, ‘Ángel, tranquilo que esta vez lo vas a sacar’”.