CSIF denuncia que hay empresas públicas que siguen descontando dinero por caer enfermo
La mayoría los han eliminado, pero encontramos empresas como Correos, Renfe, Adif o Paradores que también son propiedad del Estado y que no han acabado totalmente con estos descuentos.
15 de Enero de 2019

“Es imprescindible un Convenio de mínimos, un punto de partida capaz de unificar a las empresas públicas porque, al final, todas son propiedad del Estado”, explica el presidente del Sector EPE (Entidades Públicas Estatales) de CSIF, Manuel González Molina, que añade: “Es la única manera de acabar con desigualdades que no deberían existir como, por ejemplo, en la eliminación de los descuentos por baja médica. ¿Qué sentido tiene que unas empresas hayan eliminado estos descuentos y otras no? ¿Cómo se pueden realizar estas distinciones?”.

A día de hoy, la mayoría de empresas públicas han eliminado estos descuentos por baja médica, tal y como se incluyó en el acuerdo para la mejora del empleo público, firmado por CSIF con el Ejecutivo del PP en marzo de 2018, y que en el mes de julio, con el cambio de Gobierno, se aprobó definitivamente. Sin embargo, hay empresas públicas como Renfe o Adif en las que no ha cambiado nada: los trabajadores siguen sufriendo descuentos cuando caen enfermos. Y luego también hay otras como es el caso de Correos o Paradores en las que este problema se ha suavizado pero no se ha anulado totalmente.

Los trabajadores cobrarán el cien por cien de su nómina cuando la baja implique una intervención quirúrgica u hospitalización, tratamientos de radioterapia, quimioterapia o se inicie el periodo de gestación. Pero si tienen una gripe, por poner un ejemplo, seguirá sin ser así. Correos vincula la eliminación total de esos descuentos a una reducción del absentismo del 4% en 2019 y Paradores llega hasta el 5,5%. Pero, en cualquier caso, el problema sigue siendo el mismo: la diferencia que se establece entre empresas de la misma familia. Empresas que son propiedad del Estado, que es el primero que no debería consentir estas diferencias. “Todos los trabajadores de empresas estatales, como empleados públicos, deberían tener los mismos derechos básicos”, argumenta González Molina. “Y la única forma de solucionarlo es el Convenio de mínimos que propone CSIF y que se cumpla obligatoriamente en todas las empresas públicas por igual”.