Los problemas que genera una reducción de jornada
CSIF denuncia esta problemática, incluso, en empresas públicas tan beneficiosas como el ICO. "Está mal visto, te penalizan 180 € por 1/8, se creen que lo haces para no trabajar...", explica un afiliado de CSIF, que recuerda: “Luego, nos preguntamos el por qué del invierno demográfico en España”.
12 de Diciembre de 2018

El por qué del invierno demográfico también se puede buscar en las empresas. Incluso, en las empresas públicas como el ICO (Instituto de Crédito Oficial), donde un afiliado de CSIF lleva con una reducción de jornada desde 2005 “sobreviviendo como puede, porque esto todavía sigue estando mal visto y le apartan a uno y le dicen.... Es más, aún hay gente que se cree que cuando uno coge una reducción de jornada es para trabajar menos. Y no es así. Pero no logramos acabar con ese prejuicio”, explica Miguel Ángel Rozas, un técnico administrativo que tiene dos hijos, uno de 16 y otra de 10 años, que son los que han provocado todo este tiempo que lleva de reducción de jornada a la que los padres y madres tienen derecho hasta que sus hijos cumplen 12 años. “Ahora, tengo una reducción de 1/8. Trabajo 6 horas y 50 minutos diarios que, en mi caso, me dan la vida. Son los que me permiten llegar a tiempo para recoger a mi hija al colegio como antes me pasó con el mayor”.

“Si no es por ese motivo, ¿qué sentido tiene que yo pida una reducción para trabajar 40 minutos menos al día?”, pregunta en voz alta. “Pero, en vez de tener ayudas del Estado, cuando es latente que es por un hecho objetivo, todo son penalizaciones que, en mi caso, se traslada hasta el complemento de antigüedad”. Miguel Ángel pierde “unos 180 € mensuales” que él puede permitirse, “porque te acostumbras a lo que tienes y, en vez de tener un Renault, tenemos un Dacia. Pero, en este caso, yo no pienso en mí, sino en esas familias que no pueden permitirse las penalizaciones que implica una reducción de jornada y luego decimos que no nacen niños en España…”

Por eso estas historias humanas también hay que contarlas en días como estos en los que el INE (Instituto Nacional de Estadística) ha demostrado que la natalidad vive su momento más bajo desde 1941 cuando comenzaron a medirse los nacimientos. La población envejece y la conciliación no avanza como prueba este caso. “Parece como que te castigan…”, insiste Miguel Ángel Rozas.