Más cerca que nunca. Así ve CSIF el acuerdo con Correos
El sindicato valora la influencia política del nuevo presidente, Juan Manuel Serrano, que está poniendo toda la carne en el asador para solucionar el conflicto
11 de Diciembre de 2018

Estamos ahí. Es más, CSIF asegura que la celebración de la primera huelga general del 30-N ha tenido el efecto deseado y de que vamos a llegar a tiempo para firmar el acuerdo la próxima semana. Un acuerdo que, naturalmente, cubrirá las expectativas laborales, económicas y sociales de los trabajadores de Correos. Un acuerdo que evitará las dos huelgas que están programadas para el 21 y 26 de diciembre. Un acuerdo que, en definitiva, rematará un trabajo que se clarificó desde la llegada de Juan Manuel Serrano a la presidencia de Correos, desde la convocatoria de la primera mesa de negociación en la que advertimos que algo había cambiado.

CSIF, sea cual sea el resultado final, ha de reconocerlo. Es de ley reconocer el cambio que ha significado el nuevo presidente. Aceptar la importancia que su influencia política ha tenido en este proceso. Conocer la actitud reivindicativa que ha mostrado frente a los Ministerios de Fomento y Hacienda. Y, aunque el día 29 de noviembre al final no se llegase a un acuerdo, en las agónicas horas previas a la celebración de la huelga, CSIF siempre reconocerá el interés que el presidente mostró hasta el último minuto por cerrar el acuerdo.

Hoy, antes de lograrlo, es importante contar las cosas como son. Admitir que hemos encontrado a un presidente, capaz de defender al Grupo Correos ante los problemas con la competencia en la Unión Europea. Admitir esa férrea defensa que hizo de nuestros intereses ante la Comisión Nacional del Mercado. Valorar su presión para la inmediata aprobación del Plan de Prestación del Servicio Postal Universal y de su Contrato Regulador. Y no olvidar el cambio de talante de los Ministerios de Fomento y Hacienda ante la problemática de Correos. Su futuro y el de sus empleados. El propio compromiso del ministro de Fomento en pleno Parlamento para solucionar este problema.

No estábamos tan acostumbrados en el pasado. Quizá por eso hoy lo valoramos, tras un año de movilizaciones en el que no veíamos tan cerca como ahora la pancarta de meta. Pero hoy sí la vemos y lo más honesto es valorar la influencia del nuevo presidente en todo este proceso. CSIF reconoce que ha puesto toda la carne en el asador para llegar a ese acuerdo que cubra nuestras expectativas laborales económicas y sociales. Y, como lo hemos visto así, así lo contamos.