Carta de una afiliada de CSIF en Barcelona: HERMANOS CONTRA HERMANOS
Una empleada de Correos escribe en primera persona esta carta en la que expresa su sentimiento actual después de 25 años en Cataluña.
04 de Octubre de 2017

“Soy empleada de Correos. Vivo en Barcelona hace 25 años y tengo 45, la situación que estamos viviendo en estos últimos tiempos aquí, en Cataluña, y, en concreto, en Barcelona, que es donde vivo, es absolutamente surrealista. Mis hijas son catalanas, mi marido es catalán, y me da vergüenza. Me da vergüenza ver lo que estamos viendo y lo que estamos viviendo. Es más, siento que el Gobierno central nos ha abandonado a nosotros, a las personas que no pensamos como los radicales, estos que se piensan que son más catalanes que cualquiera.

En mi casa hay banderas catalanas y banderas españolas. Pero aquí, a día de hoy, en Cataluña, es un delito ser español y sentirse español, da lo mismo que también te sientas catalán. Sólo hay una alternativa: tienes que sentir patriotismo catalán y odiar el español.

Barcelona siempre se ha preciado de ser una ciudad cosmopolita, donde todo el mundo es bienvenido. Es algo que yo he capotado en estos 25 años, pero ahora no. Ahora, tienen un odio que me parece irracional a todo lo que sea español.

Creo que esto se empezó a torcer allá por el año 2009 cuándo se celebró el primer referéndum. Pero de lo que los ciudadanos no nos estábamos dado cuenta es del adoctrinamiento que se estaba llevando a cabo en las escuelas. Por eso ahora quizás ya sea tarde. Hoy, he visto en Vía Laietana a nuestra juventud, esa juventud que lo que, en realidad, tiene que hacer es aprender historia, más que nada para no cometer los errores que a lo largo de la historia se han cometido.

Pienso que la culpa no es de ellos, la culpa es de los padres que han permitido que algunos profesores y ellos mismos, les hayan metido estas ideas en la cabeza este odio irracional, te nombran a Franco como si ellos hubieran vivido en esa época y supieran lo que hablan. Yo tenía cinco años cuando murió y no puedo opinar porque no viví lo que sí pudieron vivir mis padres.

Si se dice, se comenta, se habla, gente que vivió en aquella época, que en Cataluña era difícil vivir porque Franco, no te dejaba expresarte en catalán, no aceptaba sus costumbres, etc. Pero yo me pregunto, y ellos… ¿qué están haciendo ahora? Me parece muy fuerte que se estén partiendo, que se estén fracturando familias enteras, amigos de toda la vida, gente así que ya no se hablan.

Por eso vuelvo a lo he dicho antes: el Gobierno Central a nosotros, a los que nos sentimos catalanes y españoles, nos ha dejado abandonados, el Govern de Catalunya ha impulsado y acrecentado este odio irracional. Por lo tanto, ha pasado lo que ha pasado: el Govern de Catalunya ha utilizado a los Mossos d'Escuadra y a la población, la población ha utilizado a los niños y a los jóvenes, pero ustedes, el Gobierno Central, han utilizado a nuestra Policía Nacional y a nuestra Guardia Civil.

A estas personas usted, Sr. Rajoy les ha mandado a hacer el trabajo que usted no ha sido capaz de hacer desde un despacho y el Sr. Puigdemont, junto con sus amistades de la Cup, se ha encargado de fomentar el odio hacia ellos. Así que, por favor, tanto unos como otros, dimitan y que entren personas para dialogar, para llevar esto a buen puerto, y sobre todo, dejen de manipular, de un lado y de otro.

Aquí hay mucha gente que está cansada, que tiene miedo y, sobre todo que no entiende que en el año 2017, esté pasando esto que nos están llevando a una guerra civil, hermanos contra hermanos, una vez más. Por eso declaro mi fidelidad a la Policía Nacional, a la Guardia Civil y a todas aquellas personas que fomentan el respeto hacia los demás sin importar de donde seas, de qué color, de qué religión o de qué sexo”.