Así era el sindicalismo el día que asesinaron a Miguel Ángel Blanco
13 de julio de 1997. Los delegados sindicales de CSIF en el Sector EPE (Entidades Públicas Estatales) retroceden 20 años atrás para explicar cómo han cambiado los tiempos. “Por cualquier cosa montabas una huelga”, recuerda nuestro presidente Manuel González Molina.
13 de Julio de 2017

Él murió a las cuatro de la mañana de aquel trágico domingo 13 de julio de 1997. Fue un asesinato el de Miguel Ángel Blanco a cámara lenta que en aquella España de hace veinte años ató a la ciudadanía a las informaciones de la radio o de las televisiones en las que sólo faltó que sonasen los disparos. Hasta aquel periódico que tituló en portada ‘No le matéis’ al que no le hicieron caso y que hoy Miguel Ángel Rozas, delegado sindical de CSIF en ICO (Instituto de Crédito Oficial) recuerda “como si fuese una catarsis. Todavía no se me ha borrado de la memoria el silencio sepulcral de aquella manifestación en la que no pudimos llegar desde Alonso Martínez hasta la Plaza de Colón. Había tanta gente que era imposible avanzar”.

“Hasta que no conocimos el resultado final, tenía esa preocupación, esa esperanza que luego no llegó a nada. Aún recuerdo el momento en el que lo anunció el ministro”, explica Manuel González Molina, que entonces era el presidente de CSIF de Correos, “ubicada entonces en la calle Aduana”, donde el mundo sindical tenía otra personalidad. “Había más enfrentamiento. En aquella época, por cualquier cosa, montabas una huelga, hasta por una subida salarial del 1%. Era otra forma de hacer sindicalismo”. Una forma que Miguel Ángel Rozas, que había empezado a trabajar de conserje en el ICO en marzo de 1993, recuerda “porque se hacía más fuerza. Había más unión. Se hacía una asamblea sindical y la sala se llenaba. Ahora, no bajan ni 50 o 60 empleados, porque ha llegado la gente que se cree que individualmente va a conseguir más”.

Son 20 años, en realidad, en los que “la memoria también falla”, según Antonio Yagüe, delegado de CSIF en Loterías, que es “incapaz de recordar donde estaba aquel fin de semana en el que asesinaron a Miguel Ángel Blanco. Pero entonces ya estaba trabajando en Loterías, donde había un Comité de Empresa y una Junta de personal funcionario que peleaba por nuestros derechos”. González Molina era uno de los que lo hacía en Correos, porque “aquel año llegó una Directiva de la Comunidad Económica Europea en la que se liberalizaba el mercado postal y que originó que hiciésemos una huelga de hambre de una semana”.

Hoy, el asesinato de Miguel Ángel Blanco es la percha para retroceder 20 años en el calendario o para crear un debate del que Antonio Yagüe se aparta desde Loterías. “Yo no entré en el mundo sindical hasta 2002 y no tengo una opinión definida”. Sin embargo, Miguel Ángel Rozas echa de menos “la fuerza de aquellas concentraciones” y Manuel González Molina pone paz a los recuerdos. “Aquel es verdad que era un sindicalismo más radical pero también menos razonado y en el caso de Correos no importaba tanto lo que pudiese pasar, “porque ya pagaría la Administración’. Ahora ni nos planteamos esas cosas”.