“Desde la reforma laboral no dejamos de encontrar problemas en Tragsa, en Aena, en Adif…, pero sobre todo en Correos”
CSI-F retrata el día a día del responsable del Sector EPE (Entidades Públicas Estatales) en una provincia como Huesca, donde nuestro sindicato no para de crecer como contaban esta semana en el ‘Diario del AltoAragón’.
01 de Junio de 2017
Noticia sobre CSI·F en Huesca

“Desde la reforma laboral no dejamos de encontrar problemas en Tragsa, en Aena, en Adif…, pero sobre todo en Correos”. Así lo explica Jesús Ramos, que es el responsable del Sector EPE (Entidades Públicas Estatales) de CSI-F en una provincia como Huesca, donde nuestro sindicato no deja de crecer. Supera los 1.800 afiliados entre los casi 50.000 habitantes como ha comprobado Jesús en los 16 años que lleva de liberado sindical a tiempo completo. “Ahora, cumplo mi cuarta legislatura rodeado de problemas debido a la liberalización del sector postal, a la reforma laboral y a tantas cosas…, que no se cansan de aparecer. Pero tampoco le podemos dar más vueltas, porque así es la vida de un sindicato, nuestra razón de ser”.

El local del CSI-F está en la Unión Provincial de Huesca, en el número 5 de la calle Amistad, donde Jesús es uno de los nueve liberados. Allí la ideología no se negocia. “Aquí estamos para resolver problemas. Cada llamada es una duda, una aclaración y hasta un consejo. Porque aquí estamos para hacer de psicólogos si hace falta. La gente a veces te cuenta problemas que no tienen solución tan solo por la voluntad de ser escuchados”. Quizá porque esa también es una orden, la de escuchar, de primera mano para un liberado sindical. “A menudo, esto se convierte en un confesionario y para que la gente te lo cuente debes inspirar confianza. Es la única manera de solucionarlo”.

Los últimos tiempos suelen amanecer con poca paz. “Los peores son los problemas de acoso que son los más tediosos y difíciles de resolver. Y lamentablemente es un problema que está a la orden del día, que es muy sensible y en el que se está incurriendo con demasiada frecuencia”.

Ante esas situaciones, Jesús Ramos, que tiene su puesto en el Centro de Tratamiento Postal (CTP) como reparto a moto, ha aprendido que la vida de un liberado sindical no tiene horarios. “Yo he atendido a afiliados a altas horas de la noche, los fines de semana, a cualquier hora, tienes que tener una disponibilidad casi permanente, como la grúa, porque es gente que te necesita en un momento de debilidad”. Y en estos 16 años de brega ha llegado a la conclusión de que “no hay dos problemas iguales” y de que se trata de “ayudar, no de asustar a los trabajadores. No entiendo la labor sindical sin psicología. Me parece imposible”.

La psicología también forma parte del régimen de visitas a los centros de trabajo. “No puedes estar todo el día apareciendo ni yendo a preguntar qué pasa porque entonces uno no haría bien su trabajo, sino que se trata de encontrar un equilibrio”. Una condición indispensable en el mundo de hoy en el que habita tanta incertidumbre en las empresas públicas estatales. Pero frente a eso está el CSI-F a nivel nacional y provincial como en Huesca, donde nuestro sindicato cada vez gana más fuerza.