CSI-F exige “una tasa de reposición del cien por cien” en Puertos del Estado
Los trabajadores están realizando horas extraordinarias que sólo se deben realizar por causa de fuerza mayor y pagarse al 200/100
24 de Mayo de 2017

No puede ser. CSI-F entiende que esto no puede seguir así en el Sistema Portuario español, cuyo control corresponde a la empresa pública, Puertos del Estado, dependiente del Ministerio de Fomento. “La tasa de reposición del personal debe ser del cien por cien”, explica Antonio Martín, vicepresidente del Sector EPE (Empresas Públicas Estatales) en Andalucía, donde la realidad de los puertos es innegociable en los últimos tiempos. “La falta de efectivos provoca que el personal esté realizando horas extraordinarias, y eso está prohibido en el Convenio salvo causa de fuerza mayor. Pero, naturalmente, el hecho de que no se repongan jubilaciones o de que no se cubran bajas de larga duración o liberaciones sindicales no es fuerza mayor”.

“La fuerza mayor nunca será una situación que amenaza con convertirse en rutina”, argumenta Antonio Martín que, además, explica que “ese tipo de horas extraordinarias se pagan a un 200/100 y no está siendo el caso”. La conclusión, en este caso, es evidente. “Los trabajadores de los Puertos del Estado están perdiendo dinero o, dicho de otro modo, no se les está pagando como está estipulado. Es más, el abono de esas horas se resta del complemento de productividad que obedece al cumplimiento de unos objetivos en el horario normal”.

Por lo tanto, CSIF reclama abiertamente que esto no puede seguir así. Sobre todo, porque esta es una reclamación más a la empresa estatal a la que ya hemos pedido que los trabajadores recuperen las condiciones laborales que existían antes de la crisis económica. Y nos sobran los motivos. El resultado del ejercicio consolidado del sistema portuario en 2015 fue de 202 millones de euros de beneficio y ya no sólo eso, sino que Puertos del Estado programa cerrar el ejercicio 2016 con un beneficio de 204,2 millones de euros. Todo esto es una prueba de la eficacia demostrada por la plantilla que merece un trato mejor.