CSIF advierte de que las medidas no funcionarán sin personal sanitario y sin un refuerzo de docentes en los centros
- Las propuestas de la Conferencia Sectorial no aclaran cómo se recortará la ratio de alumnos por aula: la única manera de hacerlo es con más personal
- Los docentes no son sanitarios: el uso de EPIs debía haberse previsto con formación específica y no deprisa y corriendo
27 de Agosto de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha advertido hoy de que las medidas acordadas en la Conferencia Sectorial de Educación y Sanidad para la vuelta al cole no funcionarán si no se contrata a personal sanitario en los centros y se refuerza el número de docentes.

Conociendo la realidad de los centros, desde CSIF, subrayamos que con la actual ratio de alumnos por aula y sin medios sanitarios específicos la aplicación de estas actuaciones será muy difícil.

La única posibilidad real es reducir el número de estudiantes y subir el número de docentes, algo que no se ha concretado hoy en la Conferencia Sectorial entre los Ministerios del ramo y las comunidades autónomas. CSIF lleva meses reclamando a las administraciones un Plan a medio plazo, con 40.000 docentes más y una inversión mínima por alumno/a de unos 5.800 euros anuales.

Además, criticamos que el tiempo se echa encima y de nuevo las medidas llegan con retraso. Las administraciones no han sabido adaptarse a los nuevos escenarios de la pandemia, a pesar de que desde finales de curso denunciamos la incertidumbre y la falta de actuaciones para afrontar una vuelta al cole segura en septiembre.

Como ejemplo, subrayamos que medidas acordadas -como que los centros cuenten con equipos de protección individual (EPI) para los docentes cuando un alumno tenga síntomas de coronavirus-, requieren cursos de formación especializada que debían haberse previsto con la suficiente antelación y no deprisa y corriendo.

El profesorado no cuenta con conocimientos sanitarios tan específicos y es necesario que antes de manejar estos equipos de protección sepan cómo utilizarlos con plenas garantías sanitarias y de manera correcta. Lamentamos que ahora, a pocos días de que se inicie el cole, se hayan dado cuenta de que hay docentes y alumnado en riesgo de contagio, pudiendo extender el foco de forma masiva. Solo cuando la sociedad ve los riesgos de una vuelta inminente a los centros docentes sin las medidas de seguridad necesarias se reúnen en unos términos que parece más excusa que verdadera solución a esta grave situación. Los máximos responsables de Educación y Sanidad de todas las Comunidades Autónomas y de nuestro país no son capaces de dejar a un lado los intereses partidistas y de acordar medidas que permitan una vuelta a la actividad docente presencial, como sí ha sucedido en otros países.

Desde CSIF, también echamos en falta que los responsables del Gobierno y de las autonomías tampoco aclaren dónde irán los 2.000 millones de euros anunciados en junio como Fondo COVID-19 para la Educación. A pocos días del arranque del curso escolar desconocemos cómo se repartirán estas partidas y a qué actuaciones concretas irán destinadas.