Renfe acelera el fin de los trenes remolcados de Talgo y pone en peligro 300 puestos de trabajo, tras 42 años de servicio
CSIF exige garantías al empleo
13 de Octubre de 2020

La pandemia reduce un 75 por ciento trayectos históricos a Algeciras, Almería, Valencia, Pontevedra, Ferrol o Cartagena.

CSIF defiende el futuro de los trenes remolcados para garantizar la sostenibilidad ambiental y la comunicación de la ‘España vaciada’.

Renfe tiene previsto licitar los contratos de mantenimiento de trenes remolcados con Talgo a principios de 2021 y por primera vez en los 42 años de este servicio podría producirse una sociedad participada (51 por ciento Talgo, 49 por ciento Renfe) o bien, la entrada de una segunda empresa que desbancara a histórica ferroviaria española.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector
privado, denuncia además que esta licitación lleva aparejada la decisión de acelerar el fin de los trenes remolcados de Talgo, previsto en el horizonte de 2030, en un plazo de cuatro-seis años.

Esta decisión podría acelerarse por los efectos de la Pandemia, que ya ha reducido en un 75 por ciento trayectos históricos como Madrid-Algeciras, Madrid-Valencia, MadridPontevedra, Madrid-Ferrol, Irún-Coruña, Murcia-Cartagena y otros procedentes de Barcelona.

CSIF ha reclamado una reunión urgente al presidente de Renfe para que ofrezca garantías al mantenimiento de los trenes remolcados y por tanto certezas para el
mantenimiento de los 300 puestos de trabajo vinculados a este servicio, en su mayoría personas con 30-40 años de antigüedad en la empresa, altamente cualificados, cuya situación podría quedar seriamente comprometida por esta decisión.

En este sentido, manifestamos nuestra oposición frontal a cualquier opción que no asegure la extensión de los actuales contratos de mantenimiento de trenes remolcados en sus instalaciones de Las Matas (Madrid) y Sant Andreu Comtal (Barcelona). El presidente de Renfe ha hecho oídos sordos a esta petición de interlocución, por lo que el sindicato estudia posibles movilizaciones.

Además, CSIF reclama a Renfe Operadora que garantice la permanencia en servicio comercial de los trenes convencionales por su rentabilidad social. Como ha quedado demostrado en toda Europa, por el desafío de la emergencia climática primero y por la crisis pandémica causada por la COVID-19, el futuro del ferrocarril no puede pasar exclusivamente por los servicios de alta velocidad, que no cubren las necesidades de las zonas calificadas como “España vaciada” y que se dirigen solo a segmentos muy concretos de la población. Por ello, consideramos que no sólo no deben eliminarse los servicios convencionales de larga distancia, sino que sería deseable que se potencien, restableciendo incluso donde sea posible las rutas nocturnas.

Para ello es imprescindible por tanto que Renfe garantice la máxima calidad en el mantenimiento de los trenes convencionales, y la máxima estabilidad en el empleo a los centenares de trabajadores que se encargan de tener los vehículos a punto. Se trata de una fuerza de trabajo muy especializada cuyos conocimientos, de decaer los actuales contratos de mantenimiento que la operadora tiene con TALGO se perderían irremediablemente.

CSIF no aceptará que Renfe Operadora ponga en riesgo su propia capacidad de dar respuesta a la necesidad de una movilidad más sostenible, y ello precisamente cuando es previsible que necesitará ese mismo tipo de perfiles profesionales que ahora corren riesgo de dispersarse, para dar servicio a la punta de lanza de su oferta comercial, ante la inminente entrada en el sector ferroviario español de competidores procedentes de Francia y Alemania.

Por ello CSIF reclama a Renfe Operadora que proceda a licitar los contratos de mantenimiento de trenes remolcados con TALGO de manera que garantice no sólo la máxima estabilidad en el empleo, sino que además mejore su mejor posición comercial ante las nuevas necesidades de movilidad convencional y frente a la llegada de nuevas empresas que corren el riesgo de desequilibrar la apuesta de la empresa por un transporte público de calidad y accesible.

Ficheros Adjuntos: