Los centros podrán analizar su nivel de competencia gracias a una aplicación web.
06 de Junio de 2011

La reunión anual del Observatorio Estatal de la Convivencia celebrada el pasado 1 de junio ha sido el escenario elegido por el Ministro de Educación, D. Ángel Gabilondo, para presentar una la herramienta de autodiagnóstico de la convivencia. A partir de ahora todos los centros escolares podrán analizar y conocer el estado de la convivencia en sus aulas a través de Internet, mediante la web del Ministerio de Ecuación y los portales educativos de las Comunidades Autónomas.

Creada en colaboración con las comunidades autónomas y dirigido por Dª Mª José Aguado a través de la Unidad de Psicología Preventiva de la Universidad Complutense de Madrid, esta herramienta basa su análisis de la convivencia en tres tipos de indicadores: la calidad de la convivencia escolar, sus obstáculos y las condiciones para mejorarla y construirla. Consta de dos cuestionarios: uno para alumnos y otro para profesores. Los alumnos pueden responderlo utilizando la sala de ordenadores del centro bajo la supervisión de un coordinador, designado de entre el profesorado del centro educativo, para que controle el proceso de evaluación. Una vez completados los dos cuestionarios, el diagnóstico se recibe mediante 16 gráficos valorando cada uno de los indicadores de 0-10. Además, el análisis permite la comparación con resultados a nivel estatal pero sólo en el nivel de la ESO, ya que es aquí donde más problemas de convivencia se detectan.

En la actualidad, se está trabajando para que en el futuro esta aplicación pueda ofrecer unas pautas a seguir por los centros con evaluación negativa en convivencia.

Al mismo tiempo, el Observatorio Estatal de la Convivencia también ha dado ha conocer un primer análisis de un estudio sobre “Las nuevas dimensiones de la convivencia escolar: ciberconducta y relaciones en la red” realizado por un equipo de la universidad de Córdoba dirigido por Dª Rosario Ortega. El uso generalizado de las redes sociales y las nuevas tecnologías por parte de los adolescentes ha llevado a este equipo de investigadoras a plantearse el reto de analizar cómo este nuevo entorno tecnológico afecta a las relaciones entre iguales y, sobre todo, a la convivencia. De ahí, que al término de “convivencia” hay que sumarle otros factores como son: el entorno sentimental (relaciones de pareja entre adolescentes) y el mundo virtual (ciberconducta). En relación con las relaciones de pareja y mediante una batería de preguntas se analizan 6 dimensiones: comunicación, satisfacción, expectativas de futuro, conflictos, poder y tendencia del comportamiento transgresivo, así como el grado de violencia en la pareja. En cuanto a la ciberconducta, ésta se centra en la sociabilidad, ajuste social en la red, uso seguro de Internet, ciberdating, y abuso de la ciberconducta (ciberbullying). El objetivo final del estudio será avanzar en un modelo de intervención educativo llamado “Conred”.

Para CSI·F ambos estudios suponen un paso importante que podrá ayudar a muchos centros educativos a, detectar posibles desajustes en la convivencia escolar, así como a dotarles de instrumentos para poder emprender los pasos adecuados en la lucha contra la violencia escolar. Dos buenas noticias que impregnan de optimismo el panorama educativo del momento.

Madrid, 3 de junio de 2011.

SECTOR NACIONAL DE ENSEÑANZA