Posicionamiento de CSIF ante la nota informativa de ANECA sobre los principios generales y las directrices que propondrá para el desarrollo de los criterios de evaluación de la investigación
11 de Octubre de 2021

El gran revuelo ocasionado tras la última edición de “Conversaciones con ANECA” del pasado 1 de octubre, centrada en exponer los principios y directrices generales que van a regir para la actualización de los criterios de evaluación de la investigación, ha obligado a ANECA a publicar una nota informativa donde trata de justificar el uso de indicadores de evaluación de la producción científica que no se centren únicamente en valoraciones cuantitativas o en el uso exclusivo del factor de impacto de las revistas.

En dicha nota se destaca que:

  • ANECA ha encargado un informe sobre el impacto de las revistas de acceso abierto. El informe analiza más de 12.000 revistas en un periodo de tres años (2017 a 2019), teniendo en cuenta dos parámetros: la tasa de autocitas y el número de documentos citables. Se han identificado los comportamientos que se desvían de la media, aunque esta desviación en el número de citas puede darse en revistas de prestigio internacional por su condición de soporte referencial o en otras revistas por características propias del campo de estudio.

  • En ningún caso se puede deducir que ANECA señale revistas que vayan a dejar de ser consideradas en sus procesos de evaluación.

  • La aplicación del desarrollo de criterios no supondrá un cambio radical de los mismos, las modificaciones se introducirán de manera paulatina y nunca tendrán carácter retroactivo.

Para CSIF, con estas modificaciones anunciadas, ANECA vuelve a dejar al profesorado en una situación de indefensión jurídica cuando efectúe una solicitud de acreditación (queda al arbitrio de la comisión correspondiente qué criterios deciden aplicar) y vuelve a producir situaciones discriminatorias entre el profesorado según cual sea la comisión a la que pertenece.

Aunque ANECA afirme que estas modificaciones nunca tendrán carácter retroactivo, las resoluciones de distintas comisiones en los últimos años nos indican claramente que ya se han estado aplicando. Es más, como puede verse en el vídeo de “Conversaciones con ANECA” de los pasados 15 y 16 de julio, los presidentes de varias comisiones de Ingeniería y Arquitectura reconocen que los artículos de cierta editorial se valoran en unas comisiones y no se valoran en otras (a pesar de tener publicados unos méritos obligatorios idénticos). Tras esa sesión, los documentos utilizados por los presidentes de las comisiones fueron colgados en la web de ANECA como “Baremos aplicados en cada comisión”. Esto hace que se restrinjan los criterios oficiales a voluntad de cada comisión.

A modo de ejemplo, indicamos a continuación un par de respuestas literales recibidas en resoluciones de acreditación de 2019 y 2020.

  • El solicitante cuenta con 12 artículos relevantes, de ellos 3 Q1 y 7 Q2 del JCR, la mayor parte con 4 autores. Aunque el solicitante cumple el criterio numérico de publicaciones obligatorias, no muestra una trayectoria investigadora coherente. Solo cuenta con 2 publicaciones relevantes en los 5 años siguientes a su doctorado, concentrando las 10 restantes entre 2018 y principios de 2019. Cabe indicar que prácticamente todas las revistas en las que publica el solicitante en esos dos años son de un tipo de revista open Access”.

  • El candidato no presenta una trayectoria sólida y mantenida en el tiempo. La mayoría de las publicaciones se han producido en los últimos 3 años, en revistas que aun siendo del JCR no tienen un marcado prestigio en el área, por lo que se le otorga la calificación de D”.

Son solo 2 ejemplos, pero es evidente que estas resoluciones no responden a una aplicación de los criterios publicados por esas comisiones (es más, en ambos casos se cumplían el 100% de los exigidos para obtener una calificación de B). Responden a aplicaciones retroactivas de modificaciones como las anunciadas para un futuro.

Cuando se publicaron los criterios en noviembre de 2017, desde CSIF ya se advirtió que, en muchas comisiones, la evaluación de la trayectoria investigadora se iba a reducir al número/posición de los artículos publicados en JCR, ya que no consideraban ningún mérito investigador más. Ahora, casi 4 años después y cuando el profesorado ha tenido que adaptarse a esa exigencia, la situación se puede resumir en una frase simple extraída de uno de los múltiples debates producidos en redes sociales en estos días: “ANECA nos quiere penalizar por darle lo que nos pedía”. Es más, ANECA ha contratado el informe a un equipo no especializado en la materia. Sin embargo, al profesorado se le exige cada vez más, pero ellos no muestran la misma exigencia en sus propias tareas.

Al final, CSIF y el profesorado se preguntan si alguna vez alguien será capaz de poner orden en ANECA y en sus comisiones. Cada vez tardan más en contestar a las solicitudes, los criterios que aplica cada comisión no son sólo cada vez más duros, cuando se prometió que no sería así, sino que cada vez son más arbitrarios, confusos y se aplican casi siempre con carácter retroactivo, dejando al profesorado indefenso y frustrado.

8 de Octubre de 2021