Sobre los cambios del Ministerio de Universidades respecto al Título de la Gobernanza en la LOSU
06 de Octubre de 2021

Sobre los cambios del Ministerio de Universidades respecto al Título de la Gobernanza en la LOSU

CSIF valora las mejoras en el sistema de elección de Rectores/as, Decanos/as y Directores/as que se elegiran por sufragio ponderado. Desde CSIF estimamos positivamente que se acepten nuestras propuestas de no dar un poder omnímodo al Rector (no podrá nombrar Decanos y Directores de entre una terna) y tampoco podrá ser elegido por un órgano específico con personas externas.

El único requisito de los candidatos/as a rector/a será ser funcionarios /as doctores/as, eliminándose las exigencias de determinado número de sexenios, quinquenios y años de experiencia de gestión. Insistiendo desde CSIF en nuestro rechazo a la doble vía paralela funcionarial y laboral, con este requisito, ¿no estarán discriminado de entrada a las nuevas figuras de profesorado laboral que Catells quiere crear similares a TU y CU?

CSIF critica la fuerte vinculación política en los Consejos Sociales y que no haya representantes del PDI y del PAS. Se determina que la mitad de los miembros de los Consejos Sociales sean elegidos por las comunidades autónomas a propuesta de las universidades. Criticamos la fuerte vinculación con la política y lamentamos que no haya ninguna referencia a que formen parte del Consejo Social representantes del PDI y del PAS como hasta ahora.

CSIF rechaza los recortes al peso del PAS y del PDI no permanente en el Claustro. Castells aumenta la representación de los estudiantes a costa de estos dos colectivos (tendrán que repartirse un escaso 24%) que vuelven a ser nuevamente maltratados en el anteproyecto de la LOSU. Se eliminan los límites al número de miembros del Claustro y el Consejo de Gobierno que estará regulado por sus estatutos.

CSIF lamenta la presión de la Crue contra la reserva de plazas para profesorado asociado.

En sus alegaciones a la LOSU, señalan que la reserva del 15% no está justificada, que su situación es algo “coyuntural” y que no existen elementos objetivos de discriminación.

Qué poco se valora a un colectivo que, desde la crisis de 2008, carga sobre sus hombros gran parte de la docencia (más del 40% en algunas universidades) y al que los rectores ningunean y mantienen sumidos en la precariedad más absoluta.

Nos sorprende que la Crue viva de espaldas a la realidad en la que se encuentra el profesorado asociado y, no solo no aporte soluciones reales, sino que intente desmontar la única propuesta que plantea el Ministerio de Universidades al abuso sistemático al que se está viendo sometido este colectivo.

6 de octubre de 2021