La Universidad de Barcelona en huelga por la precariedad del profesorado y la discriminación a los docentes estatales
- CSIF denuncia el chantaje de la Generalitat en la selección de personal académico para evitar la entrada de docentes estatales
25 de Mayo de 2018

La jornada de huelga convocada hoy por personal docente laboral y funcionario de la Universidad de Barcelona contra la precariedad laboral y la falta de convocatoria de plazas de Titular y Catedrático ha tenido un seguimiento mayoritario.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, considera que el seguimiento de la huelga ha sido un éxito y exige a la Generalitat que reconozca la existencia de contratación fraudulenta de profesorado temporal (falsos asociados y falsos interinos) que cubren tareas estructurales. Además, este personal está expuesto a despidos en forma de no renovación o reducción de contrato.

Los convocantes de la protesta reclaman también que se aplique de manera inmediata de la escala salarial máxima y que se elimine el agravio comparativo retributivo que tienen respecto al resto de figuras del personal docente e investigador.

La huelga de hoy será continuada por concentraciones los próximos días 28, 29 y 30 de mayo con concentraciones en los Campus Diagonal, Mundet, Central y Raval.

Esta protesta también pretende que la Generalitat deje de infligir la Ley en las convocatorias de concursos públicos de personal, al discriminar la entrada a funcionarios docentes e investigadores del Estado, reduciendo las posibilidades de acceder a una plaza.

El Defensor del Pueblo ha presentado un recurso de Inconstitucionalidad, promovido por CSIF, contra los últimos presupuestos de la Generalitat, por este motivo.En este sentido, CSIF denuncia el chantaje de la Generalitat que paga y obliga a las universidades a que sólo saquen plazas de “profesor agregado” para ir haciendo desaparecer los cuerpos docentes universitarios que marca la Ley Orgánica de Universidades.

CSIF APOYA LAS REIVINDICACIONES DEL PERSONAL DOCENTE

CSIF apoya estas justas reivindicaciones ante la precariedad de los profesores asociados y la indignación de los docentes funcionarios por la falta de convocatorias de plazas de Titular y Catedrático. A su vez, denuncia la cada vez más intensa injerencia política de la Generalitat en los procesos de selección del personal académico, con la consiguiente pérdida de autonomía universitaria que se refleja, además, en una paupérrima financiación.

El profesorado asociado de la Universidad de Barcelona, conformado por 2.235 docentes el curso 2016-2017, sufre unas condiciones lamentables de precariedad académica, laboral y salarial, por lo que exigen se reabra de manera efectiva la mesa de negociación para regularizar su situación.

Desde CSIF exigimos que se reconozca la existencia de contratación fraudulenta de profesorado temporal (falsos asociados y falsos interinos) que cubren tareas estructurales y que no haya ningún despido en forma de no renovación o reducción de contrato. Del mismo modo, buscan la aplicación inmediata de la escala salarial máxima y que se elimine el agravio comparativo retributivo que tienen respecto al resto de figuras del personal docente e investigador.

Todos los convocantes de la huelga también piden implementar planes de estabilización para investigadores predoctorales y postdoctorales, así como para profesores colaboradores, lectores y agregados interinos a jornada completa.

Por último, CSIF junto al colectivo de profesores e investigadores funcionarios vuelve a exigir la convocatoria anual de plazas de profesor Titular de Universidad y Catedrático de Universidad, en la misma cantidad que las jubilaciones producidas durante el año anterior. Consideramos que la convocatoria de plazas de los cuerpos docentes universitarios ha de ser la vía principal e irrenunciable en el camino de la estabilización del profesorado de la Universidad de Barcelona y el mantenimiento de una calidad contrastada.

La Junta de Personal Docente e Investigador denuncia la injerencia del Gobierno de Cataluña en la vida universitaria y la pérdida gradual de la autonomía universitaria (nombramiento de tribunales desde instancias políticas, obligación de convocar ciertos tipos de plazas autonómicas aniquilando las estatales y financiación restrictiva, entre otras).

Exigimos, explícitamente, que los implicados en la convocatoria de nuevas plazas tengan la libertad de escoger la vía de estabilización preferida, la funcionarial o la contractual, una libertad que se les niega repetidamente por motivos partidistas, muy ajenos a la vida académica y universitaria, con una tradición de autonomía.

CSIF Educación