Más de 700 afectados por Covid-19 en la Guardia Urbana de Barcelona
27 de Abril de 2020

Más de 700 afectados por Covid-19 en la Guardia Urbana de Barcelona

CSIF denuncia la nefasta gestión del Ayuntamiento de Barcelona

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, denuncia que hay más de 700 afectados por Covid-19 en la Guardia Urbana de Barcelona (GUB) y que esta cifra va en aumento.

El sindicato le ha remitido un escrito a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, donde le recrimina que estas cifras son el reflejo de la ausencia de políticas correctas en seguridad y prevención desde el comienzo de la pandemia. Por un lado, como consecuencia de la falta de medios y, por otro, porque no existían los procedimientos adecuados para utilizar los EPIs.

“Usted, como alcaldesa, y el equipo de Gobierno que la acompaña están demostrando, de forma exponencial, una preocupante incapacidad a la hora de afrontar y gestionar esta crisis”.

“Ustedes, haciendo ostentación de una prepotencia desmedida, se han supuesto capaces de poder dominar esta situación y han decidido afrontarla solos, rehusando la ayuda ofrecida, desde el minuto cero, de la parte social y, nos consta, del resto de grupos políticos. Han transformado la posibilidad de una saludable política preventiva en una desastrosa política reactiva sin rumbo”.

CSIF le recrimina también a la alcaldesa que el primer Comité Extraordinario de Seguridad y Salud Laboral se convocara el 24 de abril, tarde y tras varias denuncias realizadas por el sindicato, y en el que no se han contemplado gran parte de sus peticiones y que siguen sin obtener respuestas sobre situaciones laborales que comprometen la salud de todos los trabajadores del Consistorio.

CSIF solicita al Ayuntamiento de Barcelona que se corrija, de forma urgente, la mala praxis de reincorporaciones al trabajo, ya que compromete la salud de trabajadores y ciudadanos, que se practiquen las pruebas de PRC a todos los empleados públicos del Ayuntamiento, que ningún empleado público, sea o no servicio esencial, que haya sido aislado por estar en contacto con alguien portador del Covid-19, que tenga síntomas o le hayan dado la baja por diagnóstico clínico, se reincorpore a su puesto de trabajo hasta realizarle la prueba y que ésta sea negativa, que se cumpla la Ley de Prevención de Riesgos Laborales en todo su articulado, se aplique el derecho a la representación y participación de la parte social en todos los Comités de Seguridad y que se declare como personal de alto riesgo al Cuerpo de la Policía y al de Bomberos.

A su vez, CSIF informa a la alcaldesa que la perniciosa gestión aplicada en la GUB, con total y absoluto desprecio a la seguridad y salud de los trabajadores, se traducirá, en breve, en una denuncia del sindicato ante la autoridad judicial competente por un presunto delito contra la seguridad y salud de los trabajadores. Esta denuncia estará dirigida tanto a la alcaldesa como a todas aquellas personas tecnócratas de la Administración con participación y responsabilidad en la nefasta gestión de esta crisis.

(Se adjunta escrito presentado ante el Ayuntamiento de Barcelona y seguimiento oficial de la evolución del Covid-19 en la Guardia Urbana de Barcelona, a 24 de abril)