Más de la mitad de las muertes en Madrid por COVID-19 se siguen produciendo en residencias: CSIF exige un seguimiento más exhaustivo de estos centros
27 de Abril de 2020

Un día más, la mayoría de los fallecimientos por COVID-19 en la Comunidad de Madrid se sigue produciendo en residencias de personas mayores, según los datos que ofrece el Ministerio de Sanidad y el Gobierno regional. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, exige al Gobierno la medicalización de estos recursos y un seguimiento más exhaustivo de los centros privados, con el fin de frenar la incidencia de la pandemia en las residencias tanto públicas como privadas de la Comunidad de Madrid.

Según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, en el último día han fallecido en la Comunidad de Madrid un total de 64 personas, de las que 34 han sido en centros residenciales. Datos que ponen de manifiesto que la pandemia se ha ensañado con los usuarios de las residencias de mayores, al ser el colectivo que más número de fallecidos por COVID-19 registra, por la ausencia de medidas contundentes que hubieran podido evitar los contagios masivos en estos centros tanto por parte de residentes como de trabajadores.

Pese a los esfuerzos de las Consejerías de Políticas Sociales y de Sanidad, las quejas de los trabajadores por la ausencia de protocolos y por falta de material de protección han sido constantes desde el inicio de esta crisis. Ello motivó que CSIF presentara escritos a principios de abril dirigidos a la dirección de siete residencias denunciando la escasez de EPIs y los problemas para descontaminarlos y almacenarlos; la reutilización de mascarillas que sólo pueden ser usadas una vez; la distribución de residentes que habían estado en contacto con afectados sin realizarles ningún tipo de prueba por ser asintomáticos, entre otras muchas deficiencias.

Los trabajadores no recibieron formación suficiente ni información precisa para para contener y prevenir los contagios, según denunció CSIF en estos escritos, que destacaban que las direcciones de los centros minoraron sistemáticamente los potenciales riesgos para la salud, precauciones y medidas preventivas o acopio y disposición de material, ropa de trabajo y EPIs.

Asimismo, CSIF remitió también una carta al consejero de Políticas Sociales de la Comunidad de Madrid, Alberto Reyero, en la que le pidió que adoptara medidas drásticas para frenar el alto número de contagios en las residencias de mayores de la región, tanto entre usuarios como entre trabajadores. Entre otras acciones a llevar a cabo, CSIF solicitó que se estableciera un protocolo de actuación que considere a todos los residentes como posibles positivos y se adoptasen las medidas de protección, prevención y atención en consonancia con este escenario.