Malestar entre los trabajadores del Centro de Hortaleza por las pancartas que vinculan a menores migrantes con peligrosidad
09 de Julio de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha constatado el malestar existente entre los trabajadores del Centro de Primera Acogida “Hortaleza” por las pancartas colocadas en las vallas de sus instalaciones este fin de semana en las que se advertía de que en ese centro hay menores extranjeros no acompañados (menas) “peligrosos”.

Las pancartas, que llevan el sello del grupo neonazi ‘Hogar Social’, caen en el reiterado error de considerar estos centros únicamente para menores extranjeros, cuando se trata de centros de primera acogida en los que recalan menores en situación de exclusión independientemente de su nacionalidad.

Los trabajadores tanto del Hortaleza como del centro de la Casa de Campo, antiguo albergue Richard Schirrmann, en los que aparecieron las pancartas que la Policía Municipal retiró a primera hora del lunes, están cansados de explicar que son centros de urgencia específicos para todos los menores de Madrid, en los que recalan tanto menores extranjeros como nacionales que por diferentes situaciones precisan ayuda.

De igual manera, los trabajadores rechazan que se vincule a estos menores con peligrosidad o delincuencia, y aclaran que los altercados que se producen a menudo en centros como el de Hortaleza, o fuera de sus instalaciones, son por culpa de una minoría que en muchos casos hace la vida imposible al resto de menores, que son pacíficos y que sólo desean sacar su proyecto de vida adelante.

Por ello, CSIF lleva meses insistiendo en la necesidad de dotar de más medios a estos trabajadores, ya que se trata de centros afectados por una gran sobrepoblación: en Hortaleza lo habitual es que se doble o incluso se triplique el número de plazas asignadas. Además, en muchos casos se tira de trabajadores sin experiencia previa, que tienen que lidiar con menores conflictivos con el estrés que ello genera.