CSIF presenta alegaciones a la inminente modificación del Reglamento General de Vehículos
El sindicato profesional, en representación de los Agentes Medioambientales, presenta alegaciones en el Trámite de Audiencia e Información Pública vigente del Proyecto de Real Decreto, que implica la modificación parcial del Reglamento General de Circulación, aprobado por real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre, y del Reglamento general de vehículos, aprobado por Decreto 2822/1988, de 23 de diciembre.
06 de Febrero de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y, en concreto, el Sector de Administración General de las Comunidades Autónomas, en representación de los Agentes Medioambientales, presenta alegaciones en el Trámite de Audiencia e Información Pública vigente del Proyecto de Real Decreto, que implica la modificación parcial del Reglamento General de Circulación, aprobado por real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre, y del Reglamento general de vehículos, aprobado por Decreto 2822/1988, de 23 de diciembre.

Ya desde el siglo XIX y hasta la actualidad, existen varios colectivos profesionales no integrantes de la policía general o de seguridad que han tenido y tienen a su cargo funciones de policía, custodia y fiscalización, ejerciendo las mismas en régimen de prestación concurrente, simultánea e indiferenciada con las policías generales o de seguridad, especialmente con la Guardia Civil y la Policía Nacional. Sin embargo, estas tres Policías Administrativas Especiales, integradas por el Servicio de Vigilancia Aduanera, Cuerpos y/o Escalas de Agentes Forestales, y la Policía Portuaria, han sido obviadas en muchos casos en las diversas normativas que tienen por objeto regular la actividad policial en nuestro país, quedando en algunas cuestiones totalmente desamparadas para cumplir con el cometido que tienen legalmente encomendado.

El sindicato independiente entiende que la diferencia esencial entre las policías generales o de seguridad - que en nuestro ordenamiento están reguladas en la Ley Orgánica de FFCCS - y las policías especializadas, de carácter mixto, administrativo y judicial, como son los Agentes Forestales o el Cuerpo de Vigilancia Aduanera o la Policía Portuaria, reside en la atribución a las primeras de la encomienda general de velar por el cumplimiento del conjunto del ordenamiento jurídico, mientras que las segundas tienen limitada su encomienda a determinadas materias del mismo ordenamiento; por otro lado, las primeras tienen el monopolio del mantenimiento del orden público y la seguridad ciudadana, en tanto que policías gubernativas, y a las segundas corresponde - en la misma materia - una función meramente auxiliadora o de colaboración con aquellas.

La obligación de auxiliar a las FF y CC de Seguridad que establece el art 4 de la Ley 2/86 es evidente y necesaria, pero no se deriva de ella un régimen de subordinación de las Policías Administrativas Especiales a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y por ende la inadecuación de uso de la señalización correspondiente a los vehículos de policía, tal y como subyace en las recientes interpretaciones. La obligación de auxiliar a las FFCCS viene a ser la expresión de la obligación general que impregna todo el ordenamiento jurídico de colaborar con las autoridades competentes en la prevención y persecución de delitos y en general, y si se examina el ordenamiento jurídico en su conjunto, es una obligación de auxilio general y recíproco para lograr el efectivo cumplimiento de las leyes que es, en definitiva, lo que al legislador y a la sociedad importa.

Desde CSIF explican que, en el mismo sentido, y más recientemente, se expresa el art. 7.4 de la Ley Orgánica 4/2015 de Protección de la Seguridad Ciudadana que establece: “el personal que realice funciones de policía administrativa tendrá el especial deber de colaborar en la consecución de los fines previstos en el art. 3 de la Ley”. Cuando habla de la policía administrativa en ningún momento refiere un régimen de subordinación, sino que le asigna la función específica de colaborar en los fines establecidos en el art. 3 de la Ley.

Aseveran desde CSIF, que el núcleo esencial de funciones de los Agentes Forestales, el Servicio de Vigilancia Aduanera y la Policía Portuaria, según el conjunto del ordenamiento vigente, en la concreta función de velar por el cumplimiento de la diversa normativa en la cual son competentes, es de naturaleza netamente policial, pues de otra forma no se explicaría que, tanto en la legislación básica, como en la autonómica y foral, la encomienda de exigir el cumplimiento de la normativa antes citada, se haga simultáneamente – en orden indistinto - a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y a las Policías Administrativas Especiales.

CSIF ha pedido por escrito, en representación de los 6500 Agentes Forestales y Medioambientales del estado, que se estudien y acepten las modificaciones planteadas del mencionado vigente articulado Real Decreto 2822/1998, de 23 de diciembre, por el que se aprueba el REGLAMENTO GENERAL DE VEHÍCULOS y, en concreto, que la redacción de su Anexo II, apartado D, punto 13. “Servicio al que se destinan los vehículos”, quede redactado de la siguiente forma: “13. Policía: vehículo destinado a los servicios de policía, que se presten por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y por las Policías Especiales de las Administraciones Públicas: Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera, Cuerpos y/o Escalas de Agentes Forestales, y la Policía Portuaria.”