CSIF: “Los empleados públicos, olvidados en los Presupuestos de la región”
- El presidente autonómico de CSIF, Julio Retamosa, señala que “el gobierno no ha tenido en cuenta los grandes esfuerzos de este colectivo”
01 de Septiembre de 2017

Julio Retamosa, presidente autonómico de CSIF en Castilla-La Mancha

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) considera que los Presupuestos Generales de Castilla-La Mancha para el presente año no inciden en la recuperación de las condiciones laborales de los trabajadores públicos en la región.

CSIF advierte que los empleados públicos son los grandes olvidados de estos Presupuestos, en los que no se han abordado las medidas necesarias para revertir los recortes sufridos; el propio PSOE argumentaba, precisamente, que el no acometer avances significativos estaba motivado por la falta de entendimiento con Podemos para la aprobación de las cuentas regionales.

En este sentido, el presidente de CSIF Castilla-La Mancha, Julio Retamosa, subraya que “no se han producido mejoras para la Administración Autonómica ni para sus trabajadores. Quedan muchas reivindicaciones pendientes, desde la recuperación salarial a los derechos arrebatados a los empleados públicos, pasando por la desaparición completa de la detracción del 3%, la ignominiosa 'Tasa Cospedal'. Este colectivo ha hecho grandes esfuerzos que no han sido valorados por el Gobierno”.

Retamosa añade que “con la aprobación de los Presupuestos ya no puede haber excusas para acometer las mejoras que necesita la región” y advierte que la unión entre PSOE y Podemos ha conllevado “el aumento de asesores y altos cargos, lo que supondrá un mayor gasto, parece que para aumentar estos gastos tan prescindibles no hay ninguna dificultad financiera o presupuestaría”.

Retamosa también advierte que el sindicato velará para que el nuevo acuerdo entre PSOE y Podemos “cumpla con su deber público con la ciudadanía y no para crear privilegios, tal y como ocurrió con el vergonzoso intento de modificar la Ley de Empleo Público para premiar a los funcionarios políticos”.

CSIF reitera su compromiso con los trabajadores y, por ende, exige a los gobernantes que trabajen por el desarrollo de Castilla-La Mancha y por el bienestar de los ciudadanos, dejando los espurios intereses personales y partidistas.