CSIF denuncia el “engaño” del Gobierno regional con la privatización del Hospitalito del Rey
- El sindicato se muestra “sorprendido, decepcionado y engañado” tras el conocimiento de que la gestión de la residencia de mayores va a pasar a manos privadas
12 de Enero de 2017

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), ha denunciado hoy el “engaño” del Gobierno regional, tras conocerse que la gestión de la residencia ‘Hospitalito del Rey’ va a pasar a manos privadas, cuando en el año 2010, el consejero de Salud, Fernando Lamata, y el actual presidente regional, Emiliano García-Page –entonces alcalde de Toledo- anunciaron que la gestión de la residencia sería pública.

CSIF se siente “engañado, decepcionado y sorprendido” ante las declaraciones que el Gobierno regional ha realizado sobre la reapertura de esta emblemática residencia, situada en el Casco Histórico de la ciudad, que ha permanecido cerrada desde su remodelación. Las obras en cuestión supusieron el traslado de numerosos trabajadores, con la esperanza de regresar algún día su inicial puesto de trabajo.

Asimismo, el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) publicó en su momento la suspensión de la gestión mixta con la retirada de la licitación, por procedimiento abierto, para la adjudicación del contrato de los servicios de limpieza, lavandería, mantenimiento, recepción y restauración en la Residencia de Mayores Hospitalito del Rey. (Resolución de 17/11/2010, de la Dirección General de Coordinación de Salud y Bienestar Social, DOCM de 22/11/2010).

Por tanto, “hemos comprobado como todo era y es una auténtica farsa, un engaño clamoroso a los trabajadores de la Junta, a los posibles beneficiarios: nuestros mayores y a la sociedad en general”, denuncia CSIF.

Cabe recordar que en noviembre de 2010 se anunció “a bombo y platillo” un acuerdo en el que la Junta de Castilla-La Mancha se comprometía a reabrir esta residencia como un servicio público prestado íntegramente por trabajadores públicos. Es decir, se ha pasado de prestar un servicio público, a un intento de gestión mixta, para finalmente acabar en una pura gestión privada.