Cuatro de cada diez trabajadores de la DGA tienen contrato temporal
01 de Julio de 2016

Desde CSIF se critica que "no son infrecuentes las interinidades de 5 años" e "incluso hay algunas que doblan ese plazo"

IMG-20151106-WA0004-40.jpg

Los contratos de carácter temporal, que a lo largo de los últimos años han ido ganando peso en todos los sectores profesionales, no se circunscriben únicamente al ámbito privado. También se ha incrementado su protagonismo en el sector público y según la última cifra oficial alcanza el 41,19%. El número de empleados pertenecientes a la administración pública aragonesa que no tienen un contrato indefinido ascendía a 21.348 al cierre del pasado año, un 18% más que en el mismo momento de 2012, según reflejan los datos del Instituto Aragonés de Estadística. Dentro de estas cifras también se puede comprobar que esa circunstancia afecta especialmente a las mujeres: apenas el 23% de los empleados temporales son hombres.

Desde CSIF, el sindicato mayoritario dentro del sector público, se apunta que "no todos los departamentos sufren de la misma temporalidad, ni de la misma precariedad del empleo. En algunos casos, especialmente graves por tratarse de servicios que atienden directamente a los ciudadanos en aspectos tan sensibles como el empleo o las ayudas a la dependencia, se han dado situaciones extremas".

En este sentido, un reciente informe del sindicato subraya que "durante la anterior legislatura hubo momentos en los que se suspendió la tramitación y abono de ayudas a la dependencia por no estar dotada de personal la unidad administrativa encargada de estos menesteres. Dejando de lado estos periodos, prácticamente anecdóticos en cuanto a duración, su dotación llegó a tener un porcentaje del 66% de personal temporal".

Otro ejemplo: "En el Inaem, y sobre todo en sus oficinas de empleo, son comunes cifras que superan el 50% de temporalidad, y especialmente grave que por no existir Oferta Pública de Empleo los Tutores de Empleo, personal que asesora directamente a los desempleados y colaboran en el proceso de búsqueda de empleo de los mismos, llego a cifras cercanas al 100% de temporalidad".

Aunque la tendencia en estos momentos apunta hacia que la situación se corrija "a medio plazo", según el sindicato, "los porcentajes de temporalidad han quedado desvirtuados por la reducción de plantillas y el proceso llevado a cabo para ello: personal fijo se ha trasladado a plazas ocupadas por temporales y las plazas que ocupaban en origen los fijos han desaparecido".

Además, tal y como subraya el informe, "en los últimos años se ha contenido artificialmente la tasa de temporalidad, sobre todo en el sector de Administración General, aunque también en los de Sanidad y Educación, por la no contratación de personal para sustituir las ausencias, por baja o por vacaciones, de personal fijo".

"Esto vuelve a incidir además de en la estadística, en la calidad del servicio que se presta, puesto que uno de los sectores más afectados ha sido el de personal del IASS, que presta servicios en las residencias públicas de la tercera edad y a los discapacitados. Si realmente se efectuarán las sustituciones necesarias la temporalidad aún sería más elevada", añaden.

Interinidades de 5 años

Fuentes de CSIF indican que "no solo nos tenemos que quedar con la cifra estadística, también observar la duración de la ocupación de carácter temporal de los puestos de trabajo, pues no son infrecuentes las interinidades que superan los cinco años de duración, incluso hay casos que duplican esa cifra, y eso nos está indicando la necesidad real de la existencia y cobertura de un puesto de trabajo".

"La DGA, tras la publicación del EBEP (Estatuto Báscio del Empleado Público), tuvo en su mano la herramienta para efectuar una consolidación de empleo, aplicando la Disposición Transitoria IV que marcaba la pauta a seguir en los casos de temporalidad de larga duración para consolidar esos puestos de trabajo. No hubo ni voluntad ni intención de aplicarla, más aún, se actúo a la contra, eliminando en lo posible esos puestos de trabajo u ofreciéndolos a personal fijo y eliminando los puestos de origen de ese personal fijo, concluyen.

[Heraldo de Aragón]

Ver Galería