Algunos pretenden “esconder” su “torpeza sindical” señalando a los que buscamos una salida justa al conflicto
Sois vosotros, los compañeros de la administración de justicia, y solo vosotros, los que debéis juzgar, a tenor de los hechos, la actuación de CSIF a lo largo del conflicto en el que hemos intentando dar una solución satisfactoria a todos, manteniendo la coherencia sindical y respetando únicamente vuestra voluntad
11 de Junio de 2018

El pasado 30 de mayo se publicó en el DOG el acuerdo firmado el 23 de mayo entre la Xunta y los sindicatos spj-uso, ugt y ccoo Desde esa fecha, las descalificaciones y los insultos de cig, cut y staj a CSIF y, lo que es peor, personalmente a alguno de nuestros delegados, no han cesado. El 31 de mayo, desconvocaron la huelga tras haberla interrumpido sin haber conseguido mejora alguna de ese acuerdo y, ahora, dicen que van a recurrir la firma del mismo, pero mucho nos tememos que no van a hacer nada. En lo único que son expertos es en manipular la realidad, en la busca desesperada de justificar su torpe actuación en este conflicto, con la mirada puesta en las elecciones sindicales del año que viene.

El acuerdo firmado por spj-uso, ugt y ccoo es prácticamente igual (salvo la cláusula de votación que se eliminó) que la propuesta de acuerdo que presentó la Xunta el día 26 de abril y que fue rechazado por los trabajadores en votación el 27 de abril, por considerarlo insuficiente. Por este motivo, CSIF no firmó el acuerdo y por este motivo CSIF denunció y, sigue pensando lo mismo, que el conflicto se cerró en falso.

Esa propuesta de acuerdo fue el resultado de un intenso trabajo con la Xunta dentro y fuera del Comité, cuando las negociaciones estaban rotas, y con la única finalidad de que los trabajadores de Justicia, tras dos meses de una dura huelga, pudieran decidir. La propuesta que presentó la Xunta era el fruto de su presión y nadie tiene el derecho de decidir por ellos tras, repetimos dos meses de sacrificio.

Ese trabajo con la Administración para sacar adelante una propuesta es parte del trabajo de una organización sindical responsable como CSIF, reuniéndose con la administración tantas veces como sea necesario, aunque los fariseos de turno se rasguen las vestiduras y sobreactúen con la única finalidad de ocultar su propia torpeza. Los inaceptables incidentes sucedidos el día 27 de abril supusieron un antes y un después en la unidad sindical. Los insultos y las coacciones que todos hemos podido ver, en videos captados por teléfonos móviles, respondían a una estrategia de boicot por quienes no aceptaron la decisión de la mayoría del comité de llevar la propuesta de acuerdo a votación, por la única razón de que no eran ellos quienes la “habían conseguido” claro que era difícil conseguir algo cuando, en realidad, no se quiere conseguir nada salvo alimentar el conflicto por el conflicto.

CSIF reconoció los resultados la misma en cuanto se terminó el recuento de votos y fue la única organización sindical que colgó los datos la misma tarde de la votación. Por su parte, spj-uso, ugt y ccoo decidieron ir más allá de la condena de los incidentes de la votación, no reconocieron los resultados y anunciaron denuncias ante la Fiscalía de las que, luego, se olvidaron.

A partir de ese momento, ccoo y ugt abandonaron el comité de huelga escalonadamente y desaparecieron del mapa hasta la firma del acuerdo. Por su parte, spj-uso, perdido el rumbo y la iniciativa que se le supone al sindicato mayoritario, inició su peculiar vaivén entre la acción conjunta con quienes estuvo a punto de denunciar por los incidentes del 27 de abril y la aceptación de la propuesta de la Xunta llegando incluso a suscribir junto con cig, cut y staj, el día 8 de mayo, una “curiosa” interrupción de la huelga para acabar estampando su firma en un acuerdo que había sido rechazado por los trabajadores.

No menos perdidos estaban cut, cig y staj tras el 27 de abril. En un acto sin precedentes. y de la mano de spj-uso, decidieron interrumpir la huelga lo que, “de facto” suponía desconvocar la misma y con ello disolver el comité de huelga. La Xunta aprovechó el momento, les tomó la palabra convocando la Mesa Sectorial y ante la vuelta masiva al trabajo eliminó los servicios mínimos que ya no hacían falta para asegurar la prestación del servicio dando la puntilla a la huelga, herida de muerte por la torpeza de cut, cig, staj que sólo acertaban a repetir el mantra de que el conflicto continuaba, cuando la realidad era otra bien distinta y todo provocado por su propia incapacidad para mejorar el acuerdo y su torpeza anunciando una suspensión de la huelga que equivalía a deslegitimar al Comité de Huelga y asumir el final.

CSIF, el día 30 de abril, anunció que seguía en el comité de huelga, pero matizó que la unidad sindical quedaba rota ante la actuación de cut, cig y staj desde el 26 de abril y que se prolongó en las siguientes semanas. En cumplimiento del mandato expresado en las urnas, CSIF anunció que seguiría trabajando por la solución del conflicto y presentando propuestas para buscar la mejora del acuerdo y de ahí que rescatáramos la propuesta de la mediación que sólo cig apoyó. CSIF, sin mirar de quien procedían, apoyó cuantas iniciativas se propusieron con la finalidad de buscar una salida a un conflicto que, tras el confuso anuncio de interrupción, suspensión o adaptación de la huelga, estaba seriamente dañada. Así, CSIF no tuvo reparo en apoyar la propuesta de arbitraje de cig que seguimos creyendo que era una buena idea si se hubiera combinado con una mediación previa como así establece la normativa vigente.

El tiempo ha demostrado que CSIF no tenía cerrado ningún acuerdo con la Xunta ni en febrero, ni en marzo, ni en abril, ni en mayo, ni nunca, desmontando el discurso de la traición en el que se amparan cig, cut y staj para tapar su torpeza sindical en la gestión de este conflicto. CSIF no firmó el acuerdo, respetando la voluntad de los trabajadores y trabajadoras de Justicia, reconociendo desde el primer momento los resultados de la votación. CSIF durante todo este conflicto ha trabajado como organización responsable en la búsqueda de una solución que pudiera ser aceptada por la mayoría de los trabajadores y que cerrara el conflicto de forma plena, real y definitiva. Esa fue nuestra única razón de ser en este conflicto desde que se inició y ha sido leal con quienes compartían este objetivo y hasta el momento en que constatamos que los objetivos de algunos eran otros bien distintos.

Sois vosotros, los compañeros de la administración de justicia, y solo vosotros, los que debéis juzgar, a tenor de los hechos, la actuación de CSIF a lo largo del conflicto en el que hemos intentando dar una solución satisfactoria a todos, manteniendo la coherencia sindical y respetando únicamente vuestra voluntad.