Los intereses electorales bloquean la propuesta de reforma del Registro civil que mantiene este servicio en la Administración de Justicia
14 de Febrero de 2018

A cuatro meses de la entrada en vigor de la Ley 20/2011 los partidos políticos dejan al borde del precipicio a este servicio público sin medios y sin futuro. Una vez más, sus señorías, demuestran que los intereses electorales están por encima de la mejora de los servicios públicos

A última hora de la tarde de ayer, el Ministerio de Justicia comunicó a CSIF por correo electrónico que la proposición de ley del PP para la reforma de la Ley del Registro civil había sido rechazada con los votos en contra del PSOE y Podemos y la abstención de Ciudadanos. CSIF ha propuesto al resto de organizaciones sindicales de la mesa de Justicia una reunión para analizar la situación y proponer medidas de presión. Asimismo, CSIF ha presentado una petición de convocatoria de mesa inmediata con la presencia del Ministro de Justicia ante la gravedad de la situación.

Para CSIF es inaceptable que el Ministerio comunique sin más la noticia y no convoque mesa sectorial con presencia del Ministro de Justicia para explicar lo que van a hacer para cumplir con la palabra dada a los funcionarios de Justicia hace ya varios meses. El Ministerio de Justicia presentó tarde y mal su propuesta de reforma mínima del Registro civil haciendo caso omiso a las reiteradas peticiones de CSIF para que la presentaran. La tramitación de la proposición de ley se ha retrasado aún más cuando otras reformas han pasado el trámite de admisión sin agotar el plazo máximo establecido en el reglamento. Ahora, es el servicio público y sus funcionarios quienes pagan ese error.

Para CSIF es intolerable la tomadura de pelo de los partidos de la oposición que, con su voto impiden tramitar la proposición de ley porque según dicen no es buena y, con su voto, a la vez, renuncian a mejorarla vía enmiendas imponiendo su mayoría. En este sentido, CSIF denuncia que PSOE y Ciudadanos no han respetado el compromiso de apoyar la tramitación de la proposición de ley que veían con buenos ojos hace unos meses cuando las encuestas electorales y los problemas internos eran otros.

Para CSIF es inadmisible la falta de respeto de los partidos políticos para con los funcionarios de Justicia que son los únicos que garantizan la prestación del servicio público del Registro civil por personal experto, formado y con potencial para asumir el reto de reformar este servicio público esencial desde el próximo 1 de junio. Cualquier otra alternativa no está preparada ni lista ni prevista por lo que nos vemos abocados a una nueva “vacatio legis” de la Ley 21/2011 para evitar el caos que supondrá encomendar el Registro civil a personal ajeno al mismo.

Mientras tanto el Registro civil sigue sumido en la incertidumbre, ahogado en la falta de medios materiales, con personal infrautilizado y sin el reconocimiento adecuado a su valía con el silencio del Ministerio de Justicia que nada ha hecho o si lo hace nada ha dicho sobre qué está haciendo para mejorar el servicio salvo, eso sí, privatizarlo a trozos.

Queda una oportunidad, el grupo parlamentario de Podemos se adelantó en la presentación de una proposición de ley sobre reforma del Registro civil más profunda que la del PP pero que también contempla que el servicio se preste por personal de Justicia con los Letrados al frente del mismo. ¿Habrá altura de miras por parte de todos o seguiremos contaminando la gestión de los servicios públicos con la política?

Os seguiremos informando sobre la acción de CSIF en este tema pues seguiremos poniendo en valor el trabajo, el esfuerzo y la preparación del personal de Justicia para seguir prestando servicios al ciudadano en el Registro civil.

ACCEDE AL INFORMA:

Ficheros Adjuntos: