SEPE. Cuando el Personal Propio Salva la Gestión del Organismo.
06 de Abril de 2020

INFORMÁTICA DEL SEPE: CUANDO EL PERSONAL PROPIO SALVA LA GESTIÓN DEL ORGANISMO. Es un hecho incuestionable que nos encontramos ante el mayor desafío organizativo que el SEPE/INEM ha tenido que afrontar en sus 40 años de historia. En sólo cinco días, pasamos del "creemos que España no va a tener, como mucho, más allá de algún caso diagnosticado” a un “Estado de Alarma” que significó el cierre de la práctica totalidad de los negocios de este País y su consecuencia indefectible: millones de personas trabajadoras al paro. Y ahí, en primera línea, y como ya hemos manifestado en anteriores ocasiones, ha tenido que ser nuevamente la plantilla del SEPE la encargada de contener la inevitable crisis social consecuencia de la sanitaria. A la complejidad intrínseca de la gestión de las prestaciones de nuestra amplísima carta de servicios, se une la complicación del reconocimiento de los derechos a las prestaciones extraordinarias de los trabajadores incluidos en los ERTES por causa de fuerza mayor, que requiere su previa constatación por parte de la autoridad laboral. Es evidente que dichas autoridades laborales se encuentran desbordadas ante los cientos de miles de solicitudes presentadas por las empresas, lo que repercute negativamente en la gestión de las prestaciones por parte del SEPE. No obstante, se está reconociendo los derechos económicos de los trabajadores en desempleo más allá de nuestras posibilidades, además de los ERTES derivados de causas económicas, técnicas, organizativas o de producción. También la prestación a la que pueden acceder los trabajadores fijos discontinuos y aquellos que realizan trabajos fijos y periódicos que se repiten en fechas ciertas que, como consecuencia de esta crisis, no sean llamados a reincorporarse a sus puestos de trabajo en las fechas previstas, o vean interrumpida su actividad. El subsidio extraordinario por desempleo para los trabajadores y las trabajadoras temporales, y el subsidio para las personas trabajadoras del hogar…..eso de momento, porque ya se contempla una especie de “renta mínima” para personas necesitadas -que sin lugar a dudas- recaerá en el Organismo. Asimismo se han tenido que modificar las aplicaciones para que se prorroguen de oficio -y sin previa solicitud por parte de los interesados- los