Las oficinas de la Seguridad Social pierden un empleado público cada cuatro días
La Seguridad Social comienza a cerrar oficinas de atención al público por falta de personal
14 de Diciembre de 2016

La situación de dificultad que atraviesa nuestra Seguridad Social y el Fondo de Reserva también tiene su reflejo en la gestión del personal dedicado a las prestaciones que reciben los ciudadanos y en último extremo, con el cierre de oficinas.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, organizó hoy una protesta para denunciar esta situación, en la oficina situada en la C/Villanueva, 2 (Madrid) que cerrará sus puertas definitivamente mañana, 15 de diciembre.

La Seguridad Social comienza a cerrar oficinas como consecuencia de la falta de personal y es que desde 2012, se han perdido 333 empleados (un empleado público cada cuatro días), bien porque se han jubilado, bien porque se han trasladado a otro destino por el deterioro de las condiciones laborales.

Esta situación se va a agravar por el progresivo envejecimiento de las plantillas y, según datos recabados de la Seguridad Social, la previsión es que de aquí a 2019 saldrán 1.500 empleados públicos.

Estas oficinas hoy por hoy resultan insostenibles. De las 449 oficinas que existen repartidas por toda el país, un 27 por ciento son gestionadas por 1, 2 o 3 empleados públicos, en poblaciones como Calahorra con unos 24.000 habitantes, Jumilla con casi 26.000 o Nules con casi 14.000 o incluso poblaciones como Madrid, Castellón o Santa Cruz de Tenerife cuentan con oficinas con 1 solo empleado público al frente.

Este agonizante proceso ha tenido ya como resultado el cierre de 4 oficinas en Madrid, así como en Huelva, en Valladolid y en Valencia. Consideramos que esta es solo la punta del iceberg.

La trampa consiste en justificar la reducción del personal por el efecto del incremento de los servicios telemáticos, sede electrónica, clave, un servicio self-service para el usuario. CSIF como sindicato profesional y líder en la Age, denuncia que la precariedad de los servicios públicos que gestionan las futuras de hoy y las del mañana, se producen por una privatización encubierta que hace derivar a los usuarios a servicios gestionados por empresas privadas para que realicen el trabajo que debería ofrecerle el servicio público.

CSIF reclama refuerzos para esas oficinas, que se abran los concursos a personal de otros ministerios, que se incremente la tasa de reposición al 100% para que entre nuevo personal de acceso libre de las Oferta de Empleo Público, que se contrate personal en aquellas oficinas que a fecha de hoy solo disponen de un empleado público al frente, que se mejore por supuesto la promoción interna, que los y las empleadas públicas puedan promocionar y moverse resulta angustioso y estresante ocupar una plaza en una oficina donde sabes a ciencia cierta que no te podrás mover.