Manifestación de toda la plantilla contra las oposiciones del Ingesa
La Junta de Personal de Sanidad denuncia que los exámenes son en octubre sin dar un respiro a los trabajadores tras un año de pandemia
24 de Junio de 2021

La Junta de Personal de Sanidad se ha manifestado hoy en nombre de todos los trabajadores del Ingesa para denunciar una situación que ven injusta. Se han convocado las oposiciones sin negociar parte de las plazas de estabilización de la plantilla; y no iban a salir las plazas para los celadores, porque se dijo así desde el Instituto Sanidad, y sí que se han incluido en esta convocatoria y sin avisar ni a los trabajadores ni a los agentes sociales de que se iba a publicar. En octubre o inicios de noviembre tendrán que presentarse a una oferta pública de empleo (OPE) sin tener descanso tras trabajar durante un año y cuatro meses enfrentándose a la covid-19. Y además, faltan plazas en la convocatoria y no se ha hecho antes un concurso de traslados. Hay un descontento, como poco, entre todo el personal y al menos exigen al Ingesa de Madrid que cambie la fecha de los exámenes.

La presidenta de la Junta de Personal de Sanidad, Carmen Sánchez Rando, ha estado rodeada del resto de sindicatos y de un gran número de trabajadores afectados por la OPE de forma directa o bien que han querido manifestarse en contra de esta resolución del Ingesa que perjudica a sus compañeros.

Sánchez Rando leyó un comunicado en el que se afirmó que hay un “gran malestar” por la falta de información sobre la OPE porque ni ha sido consensuada con los sindicatos ni se ha alertado a los trabajadores de la misma. Se enteraron todos a la vez a través de su publicación el Boletín Oficial del Estado.
Explicó que las ofertas de empleo de estabilización tenían que salir este año y es que van con retraso y se tenían que incluir plazas desde 2017 a 2019. Sin embargo, se podría haber sacado esta convocatoria después del verano para que los exámenes fueran a inicios de 2022 y dejar estos meses de descanso físico y mental a la plantilla del Ingesa que ha dado hasta su vida por salir de la pandemia.

Y el segundo punto de discordia, como dijo la presidenta de la Junta de Personal de Sanidad, es que no se les dio información sobre las plazas que salían en la OPE. Y es que faltan por sacar muchos más puestos de trabajo de estabilización, es decir, empleos que llevan ocupados por profesionales interinos desde hace más de 3 años y que no están en este listado que ha sacado por resolución y sin negociación el Ingesa de Madrid. Éste es el caso de las lavanderas, gobernanta o fisioterapeutas. En este último caso, Sánchez Rando dijo que llevan 17 años sin sacar una oposiciones de esta profesión y se pregunta, si el Ingesa es tan estricto con la norma, por qué no saca esas plazas también. Se preguntó por qué esos profesionales no pueden mejorar su situación laboral.

Pero la situación es aún más grave porque los sindicatos tienen un cálculo de las plazas que son necesarias que se saquen porque conocen los servicios y al personal que desarrolla su labor en ellos, pero denunció Sánchez Rando que no tienen información del Ingesa sobre el personal interino, pues cuando solicitan esos datos, no se los dan.

Otro punto que destacó la presidenta de la Junta de Personal de Sanidad es que hay otras autonomías donde se hace una media y se saca el aprobado de esas notas, pero para el Ingesa hay que llegar a un 5. Eso va en contra de los profesionales de Melilla que cuentan con un temario que es en su mayoría sobre legislación. Tampoco están de acuerdo los sindicatos con cómo se ha baremado la formación.

Por otro lado, Sánchez Rando lamentó que el Ingesa de Madrid no tenga en cuenta a los sindicatos ni tampoco la normativa porque siempre se hace un concurso de traslados antes de la OPE para que los profesionales que tienen sus plazas puedan ocupar la que desean en el ámbito sanitario y es que el Ingesa tiene un índice muy alto de comisiones de servicios por las últimas oposiciones. Pero no se ha hecho y simplemente el Instituto ha decidido sacar el número de plazas que desea y para octubre o noviembre sin ver que los trabajadores merecen un descanso físico y mental en estos meses de verano para coger con fuerzas unas oposiciones.

La petición final de esta junta es que los exámenes, al menos, se demoren hasta inicios de 2022 porque el Ingesa de Madrid no atiende ninguna de sus peticiones.

Es más, argumentó que cuando se convoca la mesa sectorial de sanidad en la capital es porque el Instituto se ve obligado y debe tratar un tema en ese órgano, sino, no habría reuniones. Pero tampoco hay consenso porque aseveró Sánchez Rando que el Ingesa lleva todo decidido a esas reuniones, no permite incorporar sugerencias y se aprueba todo por resolución sin el voto de los sindicatos.

De hecho, el cambio en la dirección general del Ingesa no ha servido para nada, añadió. Insistió en que se hacen reuniones a interés propios del Instituto Sanitario