“Hemos sido engañados”, afirma CSIF Educación Melilla
21 de Septiembre de 2021

CSIF Educación Melilla lamenta, una vez más, el “descontento generalizado” que existe en la ciudad “con la gestión de la Dirección Provincial de Educación de Melilla”, en algo que afecta directamente a toda la Comunidad Educativa, como es la ratio. A este respecto, el sindicato destaca que el número de alumnos en el aula “es fundamental para la calidad de la educación y sobre todo en estos tiempos de pandemia para la salud de todos”.

También denuncia que la calidad educativa y la seguridad de los alumnos en las aulas “está siendo perjudicada considerablemente” al no parar de aumentar la ratio, cuando “llevamos denunciando durante varios años la situación, pero ha llegado un momento en que no podemos seguir aguantando más, ya que la situación es insostenible”.

El sindicato CSIF recuerda que a finales del curso pasado, la Dirección Provincial, con el objetivo de intentar planificar este curso escolar, que “se vislumbraba complicado”, instó a los directores de los colegios e institutos a “buscar nuevos espacios dentro de sus centros para poder albergar nuevos grupos y así poder rebajar la altísima ratio que sufrimos en Melilla”.

“Los directores, haciendo encaje de bolillos, buscaron nuevos espacios dentro de sus centros, eliminando laboratorios, bibliotecas, etc., para convertirlos en aulas (reduciendo los recursos de los centros y rebajando la calidad educativa ofrecida al alumnado), con el fin de bajar las elevadísimas ratios y así aumentar la distancia interpersonal y evitar contagios, pero de nuevo hemos sido engañados”, subrayó.

De igual modo, sostiene que aprovechando la coyuntura “se han matriculado de manera extraordinaria a alrededor de 290 alumnos”, que como resultado “volvemos a tener unas ratios altísimas en ñas aulas, donde de nuevo es imposible mantener una distancia de seguridad que evite un contagio masivo”.

“Estos alumnos, de nueva matriculación, han vuelto a elevar la ratio con lo que esto conlleva y rotundamente hay muchísimas aulas en las que no se cumple la distancia mínima de seguridad marcada por la ley, porque básicamente el enorme número de alumnos que tenemos lo impide”.

Asimismo, sostiene que es totalmente imposible cumplir la ley, “ya que las aulas tienen unas dimensiones finitas y el número de alumnos no para de crecer. ¡Nos gustaría saber de dónde sale tanto alumno!”.

Estafa

“La Dirección Provincial de Educación ha estafado a los equipos directivos, al profesorado que sufre las altas ratios y a los alumnos que han vuelto a quedar desprovistos de medidas de distanciamiento social y de calidad educativa”, denuncia el sindicato, que avisa que esto no es lo peor: El problema es que tenemos constancia que hay más listados de alumnos por matricular… Y todo esto con la frontera con Marruecos de momento cerrada. También sabemos que en la matriculación de estos alumnos hay ciertas dudas legales, ya que muchos de ellos no cumplen los requisitos mínimos para poder matricularlos, y aun así se han matriculado”.

“Sinceramente es una vergüenza”

Por tanto, CSIF exige a la Dirección Provincial que ponga remedio a esta situación de precariedad laboral y de peligro para la salud del docente. “Simplemente pedimos que se cumplan las medidas de seguridad y que tengamos la misma ratio que en Madrid, Barcelona, Málaga o cualquier otro sitio de España. No somos ciudadanos de segunda o tercera categoría. Melilla no puede liderar durante décadas la lista de ratios más altas de España y por ende los peores datos de fracaso escolar”.

“Sinceramente es una vergüenza, aunque alguno afirme que ‘la mayoría de las aulas cumple las normas’, sin pudor ni sonrojo alguno. Este problemón deben solucionarlo los políticos de turno y muchos siguen pensando que invertir en construcciones escolares no les es rentable políticamente… Y así le va a nuestra ciudad”, concluye dicho sindicato.