No más hachazos en la nómina
02 de Marzo de 2017

El gobierno central lleva dos años hablando de la recuperación económica. Por fin, se ven los famosos brotes verdes. Esta mejora debería llevar una mejora en las condiciones laborales de los empleados públicos, en concreto nos referimos al real decreto ley 20/2012.

El decreto anterior es vergonzoso porque en su artículo noveno dispone que se descontará de la nómina los días de baja del trabajador. Desde CSIF nos preguntamos si cualquier trabajador debe asistir al lugar de trabajo siendo portador de una enfermedad contagiosa. O si debe asistir a su trabajo con una fractura de rodilla, como ha sucedido en varios centros educativos. La respuesta a estas dos cuestiones es evidente. Rotundamente NO. Si de verdad hay mejoras en la economía de España pensamos que va siendo hora de empezar a recuperar lo que se había conseguido. Es importante no olvidar que los funcionarios no han provocado la crisis y sin embargo, desde 2010, sus sueldos además de estar congelados, se han visto reducidos en un 7% en cada nómina, cada mes, desde el año 2010. Esto ha supuesto la pérdida injusta de unos cuantos miles de euros a cada trabajador. No apreciamos que con estas medidas se haya contribuido a mejorar la sanidad ni la educación que son los pilares fundamentales de cualquier país. Por eso creemos que no es tan descabellado exigir la desaparición inmediata del decreto ley 20/2012. Los funcionarios han sido considerados los chivos expiatorios del derroche y de la mala gestión económica realizada durante muchos años. Las personas seguirán acudiendo al médico cuando no les quede más remedio, seguirán asistiendo a su trabajo a pesar de estar enfermo, y en caso de baja seguirán perdiendo dinero de manera injusta. Así pues, desde el sindicato de Educación CSIF, consideramos que es hora de que los funcionarios no sean considerados ni tratados como unos estafadores, ni delincuentes, y que recuperen sus derechos. Muchas veces, este real decreto ha puesto en duda las bajas emitidas por los médicos que las tramitan. Un insulto y una falta de consideración y respeto hacia los trabajadores profesionales que han estudiado y trabajado mucho, que han competido con muchos opositores y han tenido que demostrar ser los mejores para obtener una plaza.

Por estos motivos insistimos y exigimos que se retire de forma inmediata el famoso real decreto que se sacaron de la manga para que los funcionarios pagasen las deudas que provocaron otros.