CSIF exige espacio suficiente para las clases prefabricadas, sala de profesores y patios
14 de Febrero de 2017

Corría el año 2014 cuando la Junta de Personal Docente realizaba una serie de concentraciones exigiendo la construcción de centros escolares para disminuir la ratio existente en las aulas. El presidente de la Ciudad, saliendo en ayuda del MECD, cedió la Casa de la Juventud, que empezó a funcionar en septiembre del mismo año con la idea de que para el año 2017 ya estuviera construido el nuevo centro en el antiguo cuartel Gabriel de Morales.

Durante estos tres años, no sabemos si por falta de solar o de inversión, no se ha puesto ni una sola piedra y la Casa de la Juventud está totalmente ocupada lo que ha hecho saltar todas las alarmas para buscar una solución y no volver a superar los 30 alumnos de 3 años por aula.

Al sindicato CSI-F, encontrarnos en esta situación, no nos extraña, pues ya vaticinamos en su día que los alumnos matriculados en la Casa de la Juventud terminarían la etapa Primaria en dicho centro. No, no somos adivinos pero hemos acertado en nuestra predicción, al igual que ocurrió con la finalización de la obra del mercado central y su puesta en marcha, por mucho que se enfadara el Director Provincial.

El MECD quiere solventar el problema con la construcción de aulas prefabricadas en terrenos cedidos por la Ciudad Autónoma mientras, y volvemos al primer párrafo, se construye el nuevo centro en Gabriel de Morales.

Para CSI-F la instalación de aulas prefabricadas, no siendo totalmente de nuestro agrado, lo consideramos el mal menor, pero exigimos:

1.- Que el espacio sea suficiente y adecuado para instalar 12 aulas, sala de profesores, servicios, sala polivalente, aulas de religión, PT, AL, patios de recreo…

2.- Que dicho solar debería ser el que esté más próximo al Gabriel de Morales, (por ejemplo, el antiguo acuartelamiento de Regulares 2). Sería un absurdo llevarlos a otra parte de la ciudad, por ejemplo, a Altos de la vía, si va a ser el futuro alumnado de ese centro, ya que generaría un problema de desplazamientos a las familias y a la propia Administración.

3.- Dada la escasez de tiempo de que se dispone hasta septiembre de este año, el solar para las prefabricadas ya debería estar concretado e iniciadas las labores para urbanizarlo: luz, agua, desagües…

4.- Se debería prever el aumento correspondiente del cupo de profesores.

5.- Se debería iniciar ya la acometida de la construcción del nuevo centro para que se cumplan los plazos. La medida provisional que se piensa tomar cubriría el trienio 2017/2020 lo que implicaría que el nuevo centro debería estar terminado y dotado para septiembre de 2020, pues de no ser así, volveríamos a encontrarnos con el problema actual.

Para finalizar CSI-F sigue pidiendo la construcción de dos centros más de Infantil y Primaria, ya que con la construcción de 1 centro sólo, las aulas de infantil de 3 años pasarían de 30 a 28 alumnos, ratio aún muy por encima de lo marcado por ley, al igual que un centro de Secundaria más, independientemente al del Jardín Valenciano, para poder afrontar la alta tasa de alumnado existente actualmente en Primaria y que inexorablemente promocionará a esta Etapa.