CSIF, con los profesionales de la sanidad pública malagueña
SANIDAD
11 de Julio de 2017

Pese a que este año las contrataciones por las sustituciones de las vacaciones de los trabajadores del SAS no han estado tan limitadas como en años anteriores, la Administración tampoco ha cubierto (como prometió) la totalidad de las vacantes. Según el plan de verano del SAS, este año Málaga seguirá sin contar con el 100% de los profesionales que debería para prestar una asistencia sanitaria digna a la población.

Ante esta realidad, CSIF Sanidad Málaga quiere subrayar el esfuerzo y dedicación de los que cada día hacen posible que se preste este servicio básico a la ciudadanía que es la sanidad pública. Personal sanitario y no sanitario de nuestro sistema de salud desempeñan un papel fundamental, muchas veces empañado por la falta de recursos, los recortes y la mala gestión. Estos trabajadores son el rostro de nuestra sanidad pública para la ciudadanía, para bien y para mal. En ocasiones, esa falta de recursos y mala gestión provocan malestar e indignación, que se tornan en reproches, quejas e incluso agresiones directamente contra esa cara visible de la sanidad que son sus profesionales.

Los profesionales sanitarios están expuestos, además, a otros riesgos derivados de su desempeño laboral, como ha sido el caso de la enfermera que la semana pasada resultó gravemente herida tras chocar la ambulancia en la que se desplazaba con un camión, requiriendo ser hospitalizada. A este respecto, CSIF traslada todo su respaldo a la trabajadora, así como un mensaje de ánimo y reconocimiento por la dedicación y esfuerzo profesional.

Ante hechos como este, desde CSIF Sanidad Málaga queremos alabar el trabajo diario del colectivo, reclamando a la Administración reconocimiento a su labor y respeto. CSIF incide en los altos niveles de estrés laboral, la sobrecarga asociada al déficit crónico de personal y el descontento provocado por la continua merma en las condiciones laborales.

Quizá esto nos pueda hacer reflexionar que tenemos que cuidar a quienes nos cuidan, quizá prestar más atención y reclamar mayor compromiso de la Administración hacia unos profesionales espléndidos, muy formados y preparados, orgullo de nuestra sanidad, muy cotizados por todos los países de nuestro entorno y que sin duda constituyen una garantía para nuestro sistema sanitario.