CSIF denuncia que el INSS deniega la baja laboral a una odontóloga del SAS con embarazo de riesgo
SANIDAD | SALUD LABORAL
29 de Marzo de 2017
  • La Central Sindical, que ha interpuesto reclamación previa a la vía judicial, subraya que el examen de salud laboral especial del servicio de prevención del SAS declara a la doctora como “especialmente sensible” y no apta temporal, hasta recibir el alta de la baja maternal

Málaga, 29 de marzo de 2017

CSIF Málaga alerta del atropello laboral del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) contra una trabajadora del SAS, a la que ha denegado la baja laboral por riesgo durante el embarazo. La trabajadora, médico especialista en odontología del centro de salud de Ronda, embarazada de 18 semanas actualmente, solicitó la baja laboral a principios de marzo, que el INSS ha denegado, posponiendo la evaluación a partir de la semana 30 de gestación, como determina la norma general.

CSIF subraya que el puesto de la trabajadora presenta, entre otros, riesgos de exposición a agentes biológicos y químicos que suponen una inseguridad para su salud. Así lo determina también el Área de Medicina Laboral del Servicio de Prevención del SAS, que el pasado 7 de marzo, tras aplicar el examen de salud laboral especial previsto en estos casos, emitió una certificación en la que declara a la trabajadora como “especialmente sensible” y no apta temporal, hasta recibir el alta de la baja maternal.

Del mismo modo, el propio gerente del Área de Gestión Sanitaria de Ronda emitió un informe el 8 de marzo declarando a la trabajadora ‘no apta temporal’ e informando de que no existen puestos de trabajo en el área “exentos de riesgos para la salud de la trabajadora o del feto”. Pese a que la trabajadora solicitó la baja laboral por riesgo durante el embarazo aportando estos informes, el INSS ha emitido resolución denegándola y posponiendo la evaluación a partir de la semana 30 de gestación.

CSIF, que defiende que la situación evidencia una importante falta de protección laboral, ya ha interpuesto una reclamación previa a la vía judicial contra la resolución del INSS, que considera un atropello a los derechos laborales de la trabajadora afectada. Del mismo modo, esta Central Sindical acudió a la Delegación Provincial de Salud, que hasta la fecha no ha expuesto soluciones a esta situación. CSIF, que advierte de que las consecuencias ante los riesgos existentes podrían ser irreversibles, exige que se reconozca la situación de riesgo durante el embarazo y se conceda de forma inmediata la baja laboral a la que tiene derecho la trabajadora.

Asimismo, esta Central Sindical, que no descarta acudir a la vía judicial, subraya la recomendación de la Organización Mundial de la Salud de 24 semanas de baja por maternidad, un horizonte que se alcanza en países como Reino Unido y Croacia, con 58 semanas de permiso, Noruega con 45 y Macedonia con 39.