CSIF Málaga reclama al Consorcio de Bomberos de Cádiz que convoque todas las plazas vacantes mediante un proceso legal y transparente
ADMINISTRACIÓN LOCAL
09 de Febrero de 2017

CSIF Málaga denuncia que las nueve plazas convocadas para cubrir puestos de funcionarios fijos en el Consorcio de Bomberos de Cádiz son absolutamente insuficientes. Esta Central Sindical reclama que la actual oferta de empleo público comprenda la totalidad de las plazas vacantes, que actualmente ascienden a más de un centenar, para no poner en riesgo el servicio.

Del mismo modo, CSIF Málaga exige legalidad y transparencia en la convocatoria para cubrir estas plazas vacantes, ya que el anterior proceso, convocado en 2010, ha sido anulado por fraudulento, dejando 67 plazas de bomberos interinos afectadas. Pese al cúmulo de plazas vacantes, la convocatoria actual para funcionarios fijos del Consorcio de Bomberos de Cádiz limita a nueve las plazas de bombero a cubrir, una oferta absolutamente insuficiente, a juicio de CSIF Málaga, que no garantiza la prestación del servicio y supone un perjuicio para el interés general.

En este sentido, CSIF Málaga subraya el atropello que supone que la Administración siga sin adecuar las ofertas de empleo público a la realidad de cada sector, que en ámbitos como el del Consorcio de Bomberos supone poner en riesgo no sólo la integridad física de los profesionales, sino también la seguridad de la ciudadanía. Además, esta Central Sindical reclama que se limite la provisionalidad de las plazas ofertadas, que alcanza cotas insostenibles. De hecho, en Andalucía más de 500 bomberos son interinos, una cifra del todo inasumible que dispara la inestabilidad y la incertidumbre en unas plantillas que deben estar dotadas de funcionarios fijos.

Convocatoria fraudulenta

CSIF y UGT, como miembros de la junta de personal del Consorcio de Bomberos de Cádiz, impugnaron las bases de la convocatoria en el momento de su publicación, en el BOP del 4 febrero 2010, por ser nulas de pleno derecho por varios motivos:

  • Las bases de la convocatoria no fueron negociadas con la junta de personal, sino que su redacción fue fruto de las conversaciones entre el consorcio y CCOO, como miembro mayoritario de la Junta de Personal
  • La convocatoria fue objeto de una indiscutible falta de publicidad, que se limitó a una mención en el BOP de Cádiz del 4 de febrero de 2010
  • Entre los miembros del tribunal calificador se encontraba el propio gerente del consorcio, una designación política

Además de la nulidad de la convocatoria, que se gestó de forma precipitada al margen de la totalidad de los representantes de los trabajadores, la Junta de Personal también reclamó entonces la suspensión cautelar del proceso de selección. Sin embargo, las pruebas siguieron adelante por la presión de CCOO, que garantizó tanto al Consorcio como a los cientos de opositores la legalidad de un proceso cuya nulidad ha sido ratificada por el TSJA.