CSIF Málaga denuncia que trabajadores del servicio de cita previa de Barbarela continúan desbordados
SANIDAD
24 de Enero de 2017
  • La Central Sindical señala que sólo tres auxiliares administrativos atienden al día a alrededor de 400 usuarios, que esperan una media de tres horas para ser atendidos

Málaga, 24 de enero de 2017

CSIF Málaga denuncia que el servicio de cita previa del centro de especialidades San José Obrero (Barbarela) continúa colapsado, pese a las continuas reclamaciones. Esta Central Sindical denuncia que los usuarios siguen esperando una media de tres horas para ser atendidos a causa de la falta de personal, después de que la Administración suprimiera el turno de tarde. Sólo tres auxiliares administrativos se encargan del servicio en turno de mañana, ya que la oficina de información al usuario también ha sido suprimida.

CSIF Málaga subraya que en este servicio se atiende a una media de 400 usuarios diariamente, entre servicio de cita previa, solicitud de información y registro de reclamaciones, la mayor parte de ellas relacionadas con la demora también en la realización de las pruebas necesarias para acudir al especialista. El volumen de trámites en cita previa se incrementa también con las necesidades asistenciales estacionales, ya que no se producen refuerzos de personal, provocando una sobrecarga insostenible para los trabajadores de este servicio.

Esta situación de colapso se ve agravada por la deficiente distribución y estado en el que se encuentran las instalaciones, donde los trabajadores prestan servicio rodeados de usuarios, ruidos y controlados cada vez que se levantan del asiento. CSIF Málaga denuncia que la sobrecarga laboral ha provocado que el estrés sea un factor de riesgo permanente para estos trabajadores en su puesto de trabajo, que, además de atender al usuario, se encargan de todas las gestiones administrativas del centro sanitario. Esta saturación también repercute en los usuarios de forma directa, que siguen soportando esperas medias de tres horas para ser atendidos en este centro sanitario.

Esta Central Sindical denuncia que el malestar es generalizado entre usuarios y trabajadores por la pésima gestión de los recursos en este centro, que está causando un grave daño a la atención a la población. Aparte de la pésima calidad asistencial que reciben los usuarios, CSIF denuncia que la carga de trabajo, el estrés laboral y situación de riesgo por posibles agresiones está teniendo también repercusiones sobre la salud de los trabajadores.

CSIF ya registró una comunicación de riesgo el pasado mes de noviembre ante el centro advirtiendo del peligro de mantener esta situación. Sin embargo, según ha podido saber esta Central Sindical, ante el anuncio de la visita del gerente del Hospital Regional para conocer la situación, la dirección del centro reorganizó los recursos, llegando a reabrir puntualmente, tras meses de inactividad, servicios como de información al usuario, maquillando la realidad de trabajadores y usuarios de este centro.