Indignación entre los trabajadores por la reducción de camas en el Hospital
El anuncio de cierre de camas en verano, por parte de Sacyl, en el Hospital de León, es rechazada tanto por colectivos sociales como por sindicatos como CSIF.
28 de Mayo de 2016

Diario de León.

La Plataforma Social en Defensa de la Sanidad Pública, de la que forman parte sindicatos, grupos políticos, asociaciones de vecinos, asociaciones feministas, ecologistas y miembros del colectivo sanitaria, mostró ayer su «más profunda indignación» por lo que catalogan como «una auténtica agresión a la salud de los ciudadanos y ciudadanas leonesas». «La insensibilidad de los responsables de Sacyl ante el drama de las listas de espera a que están sometidos muchos enfermos es manifiesta, y sus argumentos para cerrar estas camas constituyen un insulto a la inteligencia de la sociedad leonesa, porque ¿cómo es posible afirmar que a finales de mayo la demanda de ingresos hospitalarios disminuye, cuando se constata la escandalosa lista de espera que tenemos en el hospital?. Es inaudito y de un cinismo mayúsculo», afirma la Plataforma en un comunicado. «La realidad es que no disminuye la demanda sino que se ralentizan las citaciones de forma intencionada para evitar contratar a los profesionales necesarios o para así cesar a los eventuales», añade.

La Plataforma también denuncia el intento de «derivar dinero público a manos privadas mediante los conciertos con clínicas privadas que ya están comprometidos previamente y a las que este cierre de camas públicas beneficiará notoriamente».

Por su parte, la sección sindical de Csi-f en el Hospital de León manifiestó también su «más absoluto rechazo» ante la decisión de la Gerencia de León de cerrar 60 camas en el verano, y por el contrario, «desviar casi 600.000 euros de fondos públicos a clínicas privadas para reducir la elevada lista de espera quirúrgica, que asciende a 3.871 pacientes con un tiempo medio de espera de 59 días», recuerda el sindicato en una nota.

Desde Csi-f denuncian, además, que «la política de recortes» que la Consejería de Sanidad está implantando en los hospitales desde hace años es «un auténtico desastre». «Se está haciendo un uso incorrecto de los recursos públicos, con el consiguiente perjuicio para usuarios y profesionales de sanidad que verán mermadas sus posibilidades de trabajar en época estival, más cuando en algunas plantas estos últimos días ha habido camas cruzadas».