X Congreso de la Unión Provincial de CSI·F León
El equipo que ha dirigido la Unión Provincial de León durante los cuatro últimos años resulta reelegido para un nuevo mandato
20 de Mayo de 2016

Riesco renueva con un 98,5% de los votos //

Hipólito Riesco renovó ayer la presidencia del CSIF en León con un 98,5% de los votos a favor. El décimo congreso provincial del sindicato contó con la presencia de 70 compromisarios, de los que sólo uno votó en blanco, y el resto mostraron su apoyo a la directiva que ha dirigido el sindicato en los últimos años, y que ahora renueva su mandato.

CSIF cuenta en la actualidad con unos 3.500 afiliados, y una representación sindical del 7,25%, que pretende ampliar hasta el 10% a corto plazo. Ese es uno de los objetivos del mandato que ahora comienza, y que pretende seguir en la línea «dura en el exterior, con la lucha día a día en la calle, y de colaboración y tranquilidad dentro del sindicato». Riesco destacó que tras una época de «crisis en la afiliación, que ha afectado a los sindicatos a nivel general, hemos no sólo recuperado sino superado las cifras anteriores, y así pretendemos seguir, para luchar por los leoneses».

La provincia pierde casi 3.000 empleos públicos desde el inicio de la recesión

CSIF advierte que no consentirá que los nuevos recortes «se ceben» en las administraciones.

Desde el inicio de la recesión económica la provincia de León ha perdido más de 2.700 empleos públicos, un millar de ellos en las administraciones locales. Así lo denunció ayer el presidente de la Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF), que resultó reelegido en el décimo congreso provincial del sindicato. Un acto que contó con la presencia del presidente nacional de la organización, Miguel Borra, y con la del alcalde de León, Antonio Silván, y el presidente de la Diputación provincial, Juan Martínez Majo.

Riesco destacó que del total de empleos perdidos en el sector público en la provincia desde 2008 un millar corresponden a las administraciones locales: la plantilla del Ayuntamiento de León se ha reducido en 200 personas, la de la Diputación en 300, y el resto de las corporaciones locales han adelgazado su personal en otras 500 personas.

Además, el resto de las administraciones han seguido también la tónica de la reducción de plantilla. El personal de la Junta de Castilla y León se ha rebajado en unas 400 personas en la provincia; mientras que la plantilla del sector de educación, contabilizadas las reducciones de jornada, ha disminuido el equivalente a 700 trabajadores. A ellos hay que añadir unos 400 trabajadores de Correos en estos últimos años, otros 60 del Instituto Nacional de la Seguridad Social, 60 funcionarios y personal de prisiones, otros 46 de la Universidad de León, 20 de la Comisaría y otros tantos en Hacienda, además de los de la Agencia Tributaria.

Borra destacó durante el congreso que CSIF no va a consententir que los nuevos recortes que apunta Bruselas se ceben de nuevo con el empleo público, como ocurrió en los últimos años.

Colaboración con las instituciones locales

Tanto el presidente de la Diputación de León como el alcalde de la capital destacaron durante la inauguración del décimo congreso del CSIF la colaboración de los representante sindicales con las administraciones locales para defender la calidad tanto del empleo como del servicio que prestan los trabajadores públicos. Juan Martínez Majo defendió, frente a quienes critican la labor de las diputaciones y el alto coste de su personal, la labor que realizan los trabajadores que dependen de la institución provincial. «Cuestan porque hacen un trabajo eficaz en beneficio de los ciudadanos de toda la provincia». Y ofreció la «puerta abierta siempre a negociar, dentro de las lógicas reivindicaciones. Seguiremos escuchando todas ellas, como hemos hecho hasta ahora». En la misma línea se manifestó Antonio Silván, que defendió «el compromiso con la sociedad desde la reivindicación, pero también desde el diálogo y el entendimiento».

Enlaces a los medios: