CSI·F rechaza el “plan” de Junta y Diputación y exige parques de bomberos profesionales
10 de Julio de 2014

El sindicato independiente asegura que el plan de centros municipales contra el fuego presentado por la Junta de Castilla y León y la Diputación de León no aporta ninguna solución nueva a las carencias de la provincia en materia de extinción de incendios. Piden que se destinen, al menos, recursos para dotar a la provincia con tres nuevos parques y reclaman para ello la correspondiente negociación.


La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) de León demanda parques comarcales con bomberos profesionales y asegura que el plan presentado por Junta y Diputación no aporta ninguna solución nueva a las carencias de la provincia en la lucha contra el fuego. El responsable del Sector de Administración General de la JCyL en León, Pedro Bécares, recuerda, por si en la Consejería de Fomento y Medio Ambiente no se es consciente de ello, que la Junta de Castilla y León dispone de medios materiales y humanos (camiones motobomba con sus dotaciones y vigilantes), que podrían apoyar perfectamente a los parques que realmente se creen.

Los medios del operativo de extinción de incendios forestales en la actualidad son 16 camiones con dos dotaciones (32 conductores y 32 peones), más 2 motobombas y dos pick-up conveniadas de entidades locales y 18 puntos de vigilancia (36 vigilantes).

Se trata de trabajadores fijos discontinuos con periodos de llamamiento que van desde 4 a 9 meses al año y que CSI-F lleva años proponiendo a la Consejería ampliar progresivamente hasta cubrir todo el año para el apoyo a los citados parques comarcales, para campañas invernales y para la mejora de la prevención de los incendios forestales, prácticamente eliminada en la actualidad fuera de la época de peligro alto. Se da la circunstancia, además, de que los meses en que la flota de camiones de la Junta no está operativa, evidentemente se soportan los gastos fijos de la misma, seguros, revisiones… Además del mantenimiento y averías que surgen al tener los vehículos parados por largos períodos de tiempo.

Además, denuncia de nuevo el agravio comparativo que sufre León. Los 22 puntos donde supuestamente se “materializarán” estos centros locales contra el fuego, se explica ya estaban detallados en un plan elaborado por la Junta en 2010. En ese mismo documento, dice, se fijaban siete puntos para la provincia de Valladolid, de los cuales, al menos 5 ya cuentan a día de hoy con parques profesionales de bomberos.

Desde CSI-F se asegura también que este plan incumple la propia ley de seguridad ciudadana de la Junta que establece que el servicio de extinción de incendios debe ser prestado por profesionales.

Defendemos para la provincia un sistema profesional, y el apoyo los 12 meses del año de los medios materiales y humanos de la Junta existentes en la actualidad, todo ello pasa por un ínfimo incremento en presupuesto (mejora del empleo), así como la correspondiente formación y coordinación que ya se ha comprometido por parte de la Junta de Castilla y León.