CSI-F reclama al Gobierno que convoque a los sindicatos para negociar la reforma de las AA.PP.
03 de Octubre de 2012

Empleados públicos de todos los sectores de la Administración se manifestaron esta mañana frente a la sede del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas para trasladar su rechazo a los Presupuestos Generales del Estado, porque supondrán una nueva pérdida de poder adquisitivo para el colectivo de empleados públicos y el empeoramiento de la calidad de los servicios que reciben los ciudadanos.

Además de los recortes añadidos sobre las condiciones de trabajo, CSI-F avisa que los presupuestos tampoco garantiza el nivel de los servicios básicos puesto que da margen a las administraciones a establecer una tasa de reposición de efectivos menor. Esto se traducirá en menos médicos, menos maestros, menos bomberos, menos policías y en definitiva una peor calidad de los servicios públicos.

Por otra parte, las cuentas para el próximo año, avanzadas ayer en rueda de prensa, van a suponer un nuevo retroceso en la cobertura social que reciben los ciudadanos, la calidad de los servicios públicos y lejos de mejorar la situación de los españoles, va a estrangular el crecimiento y el consumo.

Según CSI-F, "ha llegado hora de pasar página a los recortes y afrontar la reforma que necesita la Administración". Así, reclamó al Gobierno como principal responsable de la gestión del país y al resto de las fuerzas políticas, que negocien junto a los representantes sindicales un pacto de Estado y un Plan de Recursos humanos realista y acorde a los servicios que merecen nuestros ciudadanos. En este sentido, pidió al Ejecutivo que convoque a los sindicatos para negociar la reforma del sector público adelantada ayer.

El sindicato también manifiesta su preocupación por el gasto destinado al pago de los intereses de la deuda. Cada día que pasa sin reformar la administración, sin reducir las estructuras y organismos ineficientes, la economía sumergida, el fraude fiscal, las embajadas en el extranjero… es un día que agrava los intereses de la deuda y nuestra prima de riesgo. Por eso tenemos que sentarnos ya a afrontar el pacto de Estado en las AA.PP., reclama CSI-F.

Los empleados públicos están hartos de ser los paganos de la crisis y dado que ya llevan arrastrada una pérdida del poder adquisitivo de más del 30 por ciento, junto a los recortes en su paga extra, la cobertura por incapacidad temporal, los días de libre disposición y de manera generalizada, un deterioro de sus condiciones laborales. A esta pérdida de poder adquisitivo habrá que sumar ahora la inflación de este año.