CSIF exige máximas garantías sanitarias para alumnos y profesorado durante el próximo curso escolar 
Conferencia Sectorial de Educación: inicio curso 2021-22

·      Este sindicato reclama la presencialidad, mantener los refuerzos Covid, reducción de las ratios y cualquier otra medida que contribuya a proteger la salud y la calidad de la educación pública en La Rioja
26 de Agosto de 2021

(LOGROÑO, jueves, 26 de agosto de 2021) La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, exige las máximas garantías sanitarias para alumnos y profesorado durante el próximo curso escolar. Este sindicato apoya la presencialidad en las aulas para mantener una Educación de calidad, pero sin desechar las medidas de lucha contra la pandemia, como la distancia entre el alumnado, ratios reducidas y la contratación de personal de refuerzo. En este sentido, CSIF discrepa con algunas medidas aprobadas el pasado mes de mayo por el Ministerio de Educación y las Comunidades Autónomas y que se han sido ratificadas en la Conferencia Sectorial celebrada ayer, ya que la nueva ministra, Pilar Alegría, a continuado con el plan de su antecesora, Isabel Celaá, que negoció dichas medidas antes de ser relevada de su cargo. Este sindicato ya criticó en su momento la falta de criterio propio de nuestra Consejería de Educación y de su titular por seguir al dictado las instrucciones del Ministerio sin poner ninguna objeción para una comunidad, que sigue siendo una de las más castigadas por el coronavirus. Como ya todos saben, la quinta ola de la pandemia, con la aparición de la variante Delta del Covid-19, está resultando ser muy virulenta y peligrosa en nuestra región. Por ello, CSIF cree que no podemos relajarnos en las medidas preventivas ante el inminente inicio del próximo curso escolar, previsto para dentro de diez días. La prudencia y la sensatez indican que reducir las distancias entre el alumnado de 1,5 m a 1,2 m, como se indica ahora, no es una buena idea. El regreso a ratios de antes de la pandemia tampoco va a contribuir a la anhelada seguridad sanitaria. Aunque las vacunas sean uno de los mejores instrumentos de los que disponemos ahora mismo para evitar los contagios, estos se van a seguir produciendo, y en mayor cuantía si no tomamos todas las medidas que están a nuestro alcance. Así lo han entendido en otras comunidades que han decidido mantener las distancias de seguridad, los refuerzos educativos aplicados el pasado año y la ratio de 20 escolares en Infantil. En nuestra opinión, y teniendo en cuenta que La Rioja no dispone de trenes de alta velocidad ni de grandes infraestructuras, ni tan siquiera de liberaciones de autopistas como otras comunidades; al menos, los fondos europeos deberían servir para garantizar una educación de calidad a los riojanos y riojanas. Reconstrucción de la Educación a nivel nacional En los últimos diez años, coincidiendo con la anterior crisis económica y los recortes en las CCAA, las plantillas se vieron mermadas con 16.922 docentes, empezando a recuperar a parte de estos profesionales solo en el último curso, con motivo de la pandemia. Sin embargo, de cara al nuevo curso, la ratio de alumnos aumentará y volverá a los niveles establecidos antes de la pandemia, que recordemos son los establecidos desde 1990. Esto implica que los desdobles y los refuerzos de profesorado que hubo el curso pasado desaparecen a no ser que alguna comunidad autónoma decida mantenerlos, a pesar de que se han demostrado imprescindibles para luchar contra el fracaso escolar y abandono educativo, dos problemas estructurales de nuestro sistema educativo. Exigimos que el Ministerio de Educación lidere la implementación de la nueva ley educativa y con un proceso de negociación colectiva, mejore la educación pública de nuestro país, aprovechando de manera finalista los fondos europeos. Es una oportunidad que nuestro país no puede perder. Es fundamental que esta aplicación se desarrolle de manera homogénea en todo el territorio y que el desarrollo de la LOMLOE no agrave las diferencias ya existentes entre las comunidades autónomas en el derecho constitucional de la educación. Asimismo, exigimos altura de miras para que esta aplicación no sea una nueva guerra partidista que tanto perjudica a nuestro sistema educativo.