CSIF estudia llevar a los tribunales a Educación por la supresión de la reducción horaria sin negociación previa
· Este sindicato se opuso frontalmente a una medida que no responde a criterios pedagógicos y que supone un abuso y una vulneración de la libertad sindical
10 de Agosto de 2021

LOGROÑO, martes 10 de agosto de 2021 La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, estudiará llevar a los tribunales a la Consejería de Educación por la supresión de la reducción horaria en Infantil y Primaria durante la época estival y que hoy publica el Boletín Oficial de La Rioja (BOR) mediante una resolución que se realiza a espaldas de los sindicatos y aprovechando que la mayor parte de los trabajadores están de vacaciones de verano. CSIF entiende que esta medida, a la que se ha opuesto frontalmente este sindicato siempre que se ha planteado, afecta directamente a las condiciones laborales del personal docente y no docente y que, por tanto, se debería haber negociado y consensuado con las organizaciones sindicales. Es decir, dicha resolución vulnera de forma flagrante la Ley de libertad sindical. Recordamos que la reducción de una hora en la jornada lectiva de Infantil y Primaria, durante unos días de junio y septiembre, se adoptó para evitar las horas más intensas de calor. Esta solución tiene todavía más sentido en estos difíciles tiempos condicionados por la pandemia del coronavirus que obligan a ventilar las aulas con mucha más frecuencia que la habitual. Asimismo, la reducción horaria responde a criterios pedagógicos ya que, como es bien sabido, el calor influye en la atención y desarrollo de las actividades didácticas de los educandos de los primeros ciclos, por lo que la prolongación de las horas lectivas no es aconsejable e incluso contraproducente. CSIF critica una vez más que la Consejería de Educación adopte medidas de tanto calado a espaldas de sindicatos y docentes, aprovechando el mes vacacional por excelencia y cuando la mayor parte de los interesados están fuera de nuestra comunidad. Es una forma de obrar con alevosía y a espaldas de unos trabajadores cuya opinión sigue contando muy poco para una Administración que, por otra parte, continuará pidiendo esfuerzos a una plantilla extenuada como viene haciendo durante todos estos meses de crisis sanitaria.