CSIF: «No podemos ofrecer un parlamentario toda la noche porque sería malgastar el dinero de todos los riojanos que necesitan un médico» 
·Este sindicato cuestiona si la consejera de Salud sabe cuál es la rentabilidad de un Gobierno, cuyo presupuesto ha crecido como nunca en esta comunidad para ofrecer menos servicios sanitarios
17 de Junio de 2021

LOGROÑO, jueves 17 de junio de 2021 La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, increpa a la consejera de Salud del Gobierno de La Rioja por sus desafortunadas palabras hoy en sede parlamentaria, sometiendo a la sanidad pública a un mero calculo financiero y poniendo en grave peligro la salud de todos los riojanos bajo estos criterios. En este sentido, CSIF critica que Sara Alba crea que “no se puede ofrecer un médico toda la noche porque sería malgastar el dinero de todos”, según ha manifestado hoy la consejera de Salud en su comparecencia ante el Parlamento regional. Por esta misma razón, CSIF podría argumentar que “no se puede ofrecer un parlamentario toda la noche porque sería malgastar el dinero de todos los riojanos que necesitan un médico”. Para este sindicato, la señora Alba no es digna del cargo que ostenta ya que, a estas alturas, debería saber que la mayoría de los servicios públicos son deficitarios por definición (para qué si no pagamos impuestos). CSIF considera que no se le puede poner precio a la salud de los ciudadanos. Y nuestros profesionales sanitarios se dedican a eso precisamente: velar por nuestra salud y salvar vidas, siempre que pueden o les dejan. Al parecer, ni la consejera del ramo ni el Ejecutivo están por esa misma labor, cuando han puesto todo su empeño en acabar con nuestra sanidad pública, empezando por la Atención Continuada (la Atención Primaria está herida de muerte) a pesar de toda la propaganda y dinero utilizado durante los dos últimos años para hacernos creer todo lo contrario. La realidad es muy tozuda. Y la verdad es que ahora tenemos menos recursos sanitarios que hace diez años. En cambio, el aparato del gobierno ha crecido descomunalmente con el gobierno del la señora Andreu, cuyas cargos públicos, puestos de confianza, directores generales, asesores de comunicación, y de cualquier otro tipo, han crecido como nunca. Muchos de estos cargos cobran más que la mayoría de los médicos, con un sueldo bruto que ronda los 45.000 euros anuales, ya no digamos que un TCAE, enfermera o enfermero. Un asesor de presidencia cobra más de 70.000 euros; un director de comunicación más de 64.000; la mayor parte de los puestos de confianza rondan los 40.000 (y son muchísimos). Nuestros diputados se acaban de poner un sueldo de más de 55.000 euros anuales. Sin ir más lejos, la propia consejera de Salud, igual que sus compañeros de gabinete, cobra cerca de los 67.000 euros anuales; mientras sus directores se aproximan a los 61.000. Ahora bien, si la señora Alba le preguntase a un riojano, que esté sufriendo un infarto de madrugada, a quién le gustaría tener cerca en ese momento, seguro que su primera opción no iba a ser un parlamentario, un jefe de gabinete, un consejero ni tan siquiera un asesor de comunicación por muy buenos consejos que le pudiese brindar. Nosotros apostaríamos a que elegiría tener un médico como primera opción, sin duda. La pregunta de CSIF a la señora Alba es ociosa: ¿no cree usted que es tirar el dinero de los riojanos el gasto en la mayor estructura política que ha tenido nunca un gobierno de La Rioja? En realidad, no es para que nos conteste la señora Alba, es para que se lo pregunten las riojanas y riojanos que seguro lo harán las próximas elecciones. Este sindicato no va a volver a pedir su dimisión. Ya pedimos su cese en varias ocasiones, cuando creíamos que la cosa tenía remedio. Ahora se ha puesto en ridículo sobradamente. Ahora sólo esperamos que se vaya cuanto antes, por el bien de la sanidad pública de nuestra comunidad autónoma y la salud de miles de riojanos. Por último, este sindicato desea de todo corazón que la señora Andreu se recupere cuanto antes de la fractura en una falange de su pie. Al mismo tiempo que confía que haya podido comprobar in situ y por sí misma cuál es la situación que viven nuestros servicios de urgencias y miles de pacientes riojanos que tienen que sufrir a diario las deficiencias de nuestra sanidad pública.