CSIF rechaza el Decreto de Teletrabajo por su carácter restrictivo, opaco y poco ambicioso
Este sindicato hubiera preferido un decreto más acorde con las necesidades de los trabajadores y que facilitase la conciliación de la vida laboral y familiar de los empleados públicos riojanos
13 de Mayo de 2021

(LOGROÑO, jueves 13 de mayo de 2021) Este jueves se ha reunido por videoconferencia la Mesa General de Negociación Art. 36 para tratar de forma monográfica el borrador del decreto por el que se regulará el teletrabajo para el personal funcionario y laboral al servicio de la Administración General de la Comunidad Autónoma de La Rioja (CAR) y sus Organismos Autónomos. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) rechaza el nuevo borrador del Decreto del Teletrabajo que ha presentado hoy la Administración por considerarlo poco ambicioso, opaco y restrictivo que apenas recoge algunas de las aportaciones de este sindicato y que no va a conseguir satisfacer a la totalidad de los empleados públicos de nuestra comunidad que seguirán teniendo muchas dificultades para conciliar la vida familiar y laboral. CSIF, sindicato mayoritario en las administraciones públicas de esta comunidad autónoma, ha sido el único sindicato que ha votado en contra del texto definitivo que ha presentado hoy la Administración ya que no recoge algunos aspectos que este sindicato considera transcendentales. Para CSIF se trata de un documento que sólo afectará a parte de los trabajadores de la Administración General de la CAR, ya que no incluye a personal de la Consejería de Servicios Sociales y trabajadores de atención al público, entre otros. Además todavía queda pendiente de negociar otro decreto que regule el teletrabajo en el SERIS, Educación y Justicia en sus correspondientes mesas sectoriales. Por otra parte, CSIF no está conforme con el porcentaje de jornada sea a discreción de los jefes de servicio y sólo se destinado al teletrabajo entre un 20 y un 60 porciento de la misma, lo que supone entre uno y tres días, como mucho, a la semana en esta modalidad. Para CSIF, el 80 por ciento hubiese sido un porcentaje aceptable. Asimismo la Administración tampoco ha aceptado la propuesta de CSIF para que el computo de la jornada se realice, al menos, de forma quincenal y no semanalmente como ha quedado. Esta central sindical insiste en la arbitrariedad de la norma ya que ahora deja en manos de los jefes de servicio la decisión de conceder o no al trabajador la posibilidad de teletrabajar. Una discrecionalidad demasiado subjetiva. CSIF exige más objetividad y concreción de criterios. Tampoco estamos de acuerdo con el plazo de dos meses que se otorga la administración para aprobar o denegar las solicitudes del teletrabajo, un tiempo que consideramos excesivo. De la misma forma, no aceptamos que el silencio administrativo sea desestimatorio ya que, en nuestra opinión, la administración debería comunicar siempre la autorización o denegación de forma razonada y por escrito. Y no sólo en determinadas casos como recoge el documento. Para CSIF, uno de los defectos más trascendentes del decreto es el referido a la conciliación de la vida laboral y familiar de los trabadores y trabadoras que tienen a su cargo personas dependientes (hijos o mayores) y a quienes se les debería conceder el teletrabajo de forma automática, como ocurre con los permisos y licencias de los empleados públicos de esta comunidad. Otro de los escollos que presenta el actual texto, y por el que CSIF no ha dado hoy su visto bueno, es el referido a los gastos derivados de la conexión a Internet necesarios para garantizar el trabajo a distancia y que según la administración tiene que asumir en su totalidad el trabajador. Nosotros entendemos que, al menos en parte, deberían ser costeados por el empleador. A pesar de su rechazo, esta Central Sindical valora, en parte, el documento que ha presentado hoy la Administración, ya que contempla en su articulado algunas de las aportaciones de este sindicato, sobre todo las referidas a materia de prevención de riesgos y formación de los empleados públicos que decidan acogerse al teletrabajo.