CSIF exige un plan integral para solucionar todos los problemas de la sanidad pública riojana en su conjunto
CSIF ha detectado un intento de enfrentar a los empleados públicos para sembrar una desunión que sólo puede favorecer los intereses de una Administración mediocre
01 de Julio de 2020

LOGROÑO, miércoles 1 de julio de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, exige un plan integral para solucionar los numerosos problemas que aquejan a la sanidad pública riojana en su conjunto y huir de los parches que sólo van a favorecer a determinados sectores, sembrando una desunión entre los profesionales sanitarios que ya ha empezado a detectar este sindicato.

CSIF considera que los problemas que sufren los trabajadores del Servicio Riojano de Salud (SERIS) son generales, aunque en algunos casos puedan ser más acuciantes o específicos, por lo que poner solución a todos ellos pasa por un plan integral que vaya de lo general a lo concreto pero que aborde todos y cada uno de dichos problemas.

En concreto, el SERIS padece un gran déficit de personal, cuyas retribuciones no se han actualizado convenientemente; además, sufre de mala organización y planificación que no le permite anticiparse a la demanda asistencial en cada momento por falta de previsión.

A lo largo de los últimos años, nuestra sanidad pública ha estado a merced de los vaivenes políticos y de las circunstancias económicas de cada momento, dejando muchos temas importantes pendientes hasta llegar a un punto de inflexión en el que nos hallamos, con una pandemia que ha sacado a la luz todas esas deficiencias que arrastraba como si de un aluvión se tratase.

Ahora la Administración quiere continuar poniendo parches para seguir tirando a costa del esfuerzo, profesionalidad y sacrificio de los trabajadores del SERIS, pero eso ya no puede ser.

Y lo que es peor, como ya hemos visto en otras ocasiones, se está intentando enfrentar a unos empleados públicos con otros, con la archiconocida táctica de favorecer a unos para relegar a otros y así crear una desunión que facilite el manejo de todo el colectivo con mayor discrecionalidad.

CSIF ya ha detectado esta situación entre los profesionales del SERIS, donde los trabajadores de los servicios de urgencias miran con recelo a los de atención primaria; a estos se les intenta enfrentar con los de atención hospitalaria; a los médicos con las enfermeras; a estas con las auxiliares; al personal sanitario con el no sanitario…

Para CSIF, la vieja estratagema del “divide y vencerás” no sólo es una práctica carente de ética sino que no puede tener cabida en la administración pública que se debe regir por los principios de la transparencia y la equidad. Una argucia propia de políticos carentes de escrúpulos y con escaso compromiso social, que lo único que van a conseguir es una Administración mediocre y disgregada.

Por todo ello, CSIF considera más necesario que nunca la elaboración de un plan integral que contemple la solución de los problemas del SERIS en su totalidad, que se huya de los parches y los privilegios particulares, para centrarse en las soluciones de conjunto y la reglamentación consensuada en los ámbitos destinados a ello que son las mesas de negociación colectiva, donde participen todos los trabajadores y sus legítimos representantes.