CSIF reprocha a Andreu su falta de memoria o sinceridad durante el debate del Estado de la Región
DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA REGIÓN


Sus mentiras no solo indignan a este sindicato sino también a los cientos de profesionales riojanos, de diferentes ámbitos, contagiados por coronavirus debido a la falta de equipos de protección durante la pandemia
29 de Junio de 2020

LOGROÑO, lunes 29 de junio de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, muestra su indignación ante las afirmaciones de la presidenta del Gobierno de La Rioja, Concha Andreu, durante su discurso sobre el Estado de la Región, al asegurar ayer que “en ningún momento ha faltado material de protección para nadie”. Este sindicato asegura que la presidenta no sólo falta a la verdad sino que está insultando a los cientos de profesionales de diferentes ámbitos que han resultado contagiados durante la pandemia y que han estado trabajando sin los equipos de protección individual (EPI) porque la Administración no se los proporcionaba.

CSIF recuerda que tuvo que recurrir a los tribunales para que dos juezas emitiesen sendos autos de medidas cautelarísimas para que el Gobierno regional dotase de “material suficiente y de forma continuada” al personal del Servicio Riojano de Salud (SERIS) y de Servicios Sociales.

Este sindicato no se ha inventado la dramática situación que se ha vivido en muchos momentos en determinados servicios y centros de La Rioja, como las Urgencias del San Pedro, las residencias de mayores, lo pisos tutelados, o el centro de personas dependientes de Fuenmayor (CAPDP), por poner sólo algunos ejemplos.

La opinión publica tiene constancia de muchos testimonios en primera persona, a través de los medios de comunicación y redes sociales, de cómo han tenido que apañárselas muchos de los trabajadores sanitarios y no sanitarios de los centros de salud o asistenciales, e incluso policías locales de nuestra comunidad autónoma, para conseguir sus propios equipos de protección. A muchos de ellos los hemos visto con bolsas de basura, en condiciones lamentables.

“Nos sentimos como basura”, les hemos oído decir en muchas ocasiones, cuando faltaban buzos, calzas, mascarillas, guantes, porque “eran imposibles de conseguir”, aseguraba desde la Administración.

Más recientemente, CSIF ha denunciado la falta de medidas de protección en los servicios de Urgencias del hospital San Pedro o en el CARPA. Y muchos profesionales no sanitarios del SERIS se nos han quejado porque se les restringen los guantes o mascarillas, cuando son trabajadores que están en contacto directo con los enfermos, y el peligro de contagio sigue existiendo.

En este sentido, CSIF subraya que La Rioja ha registrado un gran porcentaje de profesionales positivos por COVID-19, con 341 trabajadores del SERIS contagiados; en abril, representaban casi un 8%, cuando los contagios en la población apenas alcanzaba el 1%.

Al parecer, la falta de memoria de la señora Andreu es proverbial cuando nos pinta un escenario muy distinto al que han vivido nuestros profesionales y lo que hemos podido constatar desde este sindicato, con muchas fotografías de por medio.

También nos sorprende de su discurso, cuando la presidenta afirma que “nunca en esta Comunidad se había realizado un ejercicio de transparencia”. Aquí su memoria también hace gala de su enorme fragilidad al no recordar el caso de las mascarillas “fake” o defectuosas que su Gobierno distribuyó y dijo “no tener constancia de ello”, en boca de su portavoz, aunque luego tuvo que retractarse en vista de la evidencia.

Son muchos los casos y testimonios que contradicen las palabras de ayer de la presidenta de La Rioja que parece vivir en una realidad “paralela”.

Para CSIF también es indignante que siga repitiendo como un mantra eso de que uno de sus primeros objetivos sea reforzar los servicios públicos “para poder enfrentarnos con garantías de éxito a futuros rebrote”. ¿De verdad se lo cree, señora presidenta?

Ayer, sin ir mas lejos, se vivió otra situación de colapso y caos en el servicio de Urgencias del hospital San Pedro. Entre otros motivos, porque no se les ha renovado sus contratos al personal de refuerzo.

CSIF no da crédito a las palabras de la señora Andreu y le pide que, por favor, no denigre a los profesionales que siguen arriesgando sus vidas y poniendo en peligro su salud durante esta pandemia que aún no ha acabado.