CSIF denuncia que la reincorporación del 50% de la Dirección General de Tributos se hará sin una negociación previa con los sindicatos
• Estos empleados públicos volverán el próximo lunes al trabajo presencial sin contar con la mediación de sus representantes sindicales o el necesario consenso de los delegados de Prevención de Riesgos Laborales
19 de Mayo de 2020

LOGROÑO, martes 19 de mayo de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, denuncia la ausencia de la necesaria negociación en la reincorporación al trabajo presencial de la mitad de la plantilla de la Dirección General de Tributos, prevista para el próximo lunes, 25 de mayo, sin que se hayan pactado las condiciones laborales y de seguridad sanitaria, en la nueva situación de estos trabajadores, con las organizaciones sindicales ni tampoco con los delegados de Prevención de Riesgo de esta administración.

CSIF recuerda que ni el Estado de Alarma ni los decretos para la “desescalada” y regreso a la “nueva normalidad” suspenden el derecho constitucional a la negociación colectiva. La Administración regional ya ha dado suficientes pruebas de lo poco que le gustan las negociaciones sindicales. Y que cuando negocia es por la clamorosa exigencia sindical y cuando sabe que va a poder llegar a los acuerdos que le conviene, como ha sucedido recientemente en Educación.

En cambio, en otros ámbitos como Administración General, donde CSIF ostenta la mayoría, el Gobierno regional ni tan siquiera ha tenido la deferencia de pedir nuestra opinión y, mucho menos, convocar la mesa sectorial pertinente para acordar el complicado y comprometido regreso presencial a los centros de trabajo, como el que se producirá el próximo lunes, 25 de mayo, para el 50% de la plantilla de la Dirección General de Tributos, en un periodo impositivo donde se prevé gran cantidad de tramitaciones y afluencia de ciudadanos, con el consiguiente riesgo de contagio de una pandemia activa y cuyo control todavía está muy lejano.

Tampoco la Administración ha creído conveniente reunir a los delegados de Prevención de Riesgos de estos trabajadores, para contar con su opinión y ayuda, que sería de gran utilidad en estos momentos.

En este sentido, CSIF reclama un Plan Preventivo consensuado y que asegure las condiciones laborales de todos estos empleados públicos, especialmente de aquellos que vayan a tener un contacto más directo con los ciudadanos que también deberán contar con todas las garantías higiénicas y de prevención ante un posible contagio por COVID-19.

Para CSIF, es urgente acordar las condiciones sanitarias y de prevención para la vuelta al trabajo presencial de este colectivo. Y siempre anteponiendo la seguridad de la salud pública a cualquier otra consideración.