CSIF considera una imprudencia de consecuencias imprevisibles el abrir los centros quince días antes del final de curso
Mesa Sectorial de Educación

• CSIF vota en contra de un documento que permite el regreso a las aulas en mayo, cuando todavía existe un gran riesgo de contagio del Covid-19 que no compensa el escaso beneficio educativo de las medidas pactadas
16 de Mayo de 2020

LOGROÑO, sábado 16 de mayo de 2020

En la mesa sectorial celebrada este sábado, a las 10 horas, en la que se debatían y votaban de forma conjunta tanto el Pacto por la Reconstrucción Educativa en La Rioja como las Instrucciones Generales de Final de Curso, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, se ha posicionado en contra de una reapertura de los centros educativos en mayo. Así lo hemos hecho constar con nuestro voto en contra.

Desde CSIF entendemos que debe primar la seguridad sanitaria sobre el resto de intereses y hay una cosa que tenemos muy clara: el riesgo sanitario existe y está muy presente en nuestra Comunidad Autónoma. Es por ello que consideramos que los beneficios sociales y educativos de reabrir los centros educativos unos quince días hasta final de curso no compensan los riesgos a los que exponemos a la comunidad educativa.

En este mismo sentido, no podemos estar de acuerdo con las instrucciones generales de final de curso. Unas instrucciones que aumentan de tareas a los ya de por sí sobrecargados docentes, con una cantidad ingente de burocracia e informes personalizados, y que posibilitan aprobar con mayor número de suspensos de los previstos en la Ley Orgánica de Educación.

Si bien el Pacto deja a la voluntad de docentes y alumnos organizar la educación presencial de final de curso, CSIF insiste en que el riesgo sanitario existe, y además, no entendemos como al resto de personal no docente: ATEs, ATEIs, administrativos o subalternos no se les permite la misma facultad potestativa.

Los docentes riojanos han hecho un enorme esfuerzo para adaptarse a la educación a distancia, como CSIF ha puesto de manifiesto en varias ocasiones, y no es momento de cambiar todo el sistema de trabajo a estas alturas del curso, cuando quedarían en torno a 15 días efectivos de clase.

El Pacto por la Reconstrucción Educativa en La Rioja, incluye la reapertura de los centros educativos en las próximas semanas. Dicha reapertura excluye a toda la Educación Infantil (0-6 años) y a los cursos de 1º, 2º y3º de Educación Primaria.

Para el resto de niveles educativos y enseñanzas regladas (ESO, Bachillerato, FP, CEPA y enseñanzas de régimen especial) se autoriza la actividad presencial, tanto individual como grupal, en un número reducido que dependerá de las dimensiones de los espacios de los que se disponga, siempre recalcando la voluntariedad de docentes y alumnos. Se atenderá con especial atención a los cursos conducentes a titulación (6º Primaria, 4º ESO, 2º Bachillerato, FP Básica y 2º curso de ciclos de Grado Medio y Grado Superior).

Sin embargo, no especifica dicho Pacto qué ocurrirá en caso de que haya alumnos voluntarios para una determinada actividad presencial pero no exista profesor voluntario para ello. Tampoco especifica cómo van a poder compaginar los profesores voluntarios en sus horarios la doble modalidad de educación, considerando que la carga laboral había aumentado considerablemente con la educación a distancia.

Tampoco nos queda claro cómo se va a integrar la educación a distancia con la presencial. La aparente flexibilización de los criterios de organización de horarios y tareas, puede terminar desencadenando un sobreesfuerzo y estrés para el docente, si no se consensua un marco en el que dicha flexibilización se realice.

Por otro lado les otorga demasiada responsabilidad a los equipos directivos, pues prácticamente se ha delegado en ellos cualquier decisión, lo que puede propiciar desigualdades en unos centros educativos frente a otros.

No obstante urge negociar con los docentes un Plan de Regreso a la Actividad Laboral de carácter organizativo y Preventivo de obligado cumplimiento y un Plan de Refuerzo Educativo para el curso 2020-2021 que incluyan:

- Medidas de organización escolar y recursos sanitarios: Flexibilidad de horarios, reducción de ratios por aula, dotación de profesorado y otro personal en número suficiente, desdobles, recursos extraordinarios, entradas y salidas escalonadas, jornada única, distanciamiento en (patios, comedor, gimnasio, clases, etc.), test masivos, desinfección, EPIS, medidas higiénicas y personal sanitario en los centros.

- Medidas académicas: Adaptación del currículo para el próximo año, recuperación de aprendizajes no adquiridos, cambios en la metodología, convivencia, orientación académica emocional y psicopedagógica, educación presencial y a distancia, formación, orientación y apoyo al profesorado.

- Medidas de atención al profesorado de más edad y docentes con patologías previas como grupo de riesgo: especial atención al profesorado que presenta estas características, llevando a cabo las medidas preventivas adecuadas.