Prórroga del estado de alarma. Pacientes en el suelo de las urgencias sobre sábanas y protocolos ante la escasez de EPIs, mientras llega nuevo material de protección y se pone en marcha el IFEMA
- CSIF reclama un programa generalizado de psicólogos para el personal sanitario que sale de turno: los compañeros se consuelan llorando por la carga emocional de los casos y el exceso de estrés

- Madrid empieza a ‘reclutar’ personal para IFEMA y hay dispersión informativa para la gestión de nuevas incorporaciones
24 de Marzo de 2020

Pacientes tumbados en el suelo sobre sábanas en los pasillos de urgencia, habitaciones ‘dobladas’, profesionales reutilizando el material de protección y fuera del plazo de caducidad (Sanidad ha redactado un protocolo que lo contempla ante la escasez de medios) son algunos de los ejemplos de la situación de colapso que se vive en muchos centros sanitarios en este momento de la pandemia.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado considera que el Gobierno debe ‘rearmar’ al conjunto de empleados públicos que se encuentran en primera línea de actuación en la lucha contra la pandemia, ante el nuevo escenario de prórroga del Estado de Alarma, reforzar cuanto antes las medidas de protección (con especial mención al colectivo sanitario que aguarda con ansiedad e incertidumbre la reposición de ‘stock’) y nuevas instalaciones medicalizadas como el Ifema en Madrid para derivar los casos que llegan a los centros, cuya situación de colapso es ya un hecho, así como utilizar todos los recursos humanos disponibles en las bolsas de trabajo.

Los delegados y delegadas de CSIF coinciden en sus testimonios: la situación es caótica, no hay más espacio físico, estamos sobrepasados… Sobre este punto, CSIF reclama el diseño de un plan generalizado de apoyo psicológico para el personal que sale de turno ante el exceso de estrés y la carga emocional que supone afrontar las numerosas situaciones extremas que se dan a diario entre la vida y la muerte.

Aunque hay psicólogos en los centros, sería necesario establecer un protocolo en los diferentes turnos. Además, las autoridades sanitarias deberían ir preparando una acción para el estado post traumático que van a sufrir muchos profesionales cuando se supere esta crisis sanitaria.

Mientras tanto y esperando a que llegue el cargamento de nuevo material procedente de China, el personal sanitario sigue las recomendaciones dictadas por el propio Ministerio de Sanidad sobre ‘Medidas excepcionales ante la posible escasez de EPI: distancia de 1-2 metros con mascarilla quirúrgica, reutilización ‘limitada’ de mascarillas para encuentros múltiples con pacientes o incluso el uso de mascarillas autofiltrantes o filtros fuera del plazo de caducidad. También se siguen confeccionando batas de plástico que no transpiran y se dan situaciones de mareos por el exceso de calor.

Por otra parte, desde CSIF hemos constatado que la Comunidad de Madrid ya está reclutando personal para el Ifema a través de correos electrónicos, pero la información todavía es muy dispersa y los profesionales desconocen los procedimientos y quién cubrirá su puesto de responsabilidad cuando se trasladen a los pabellones de la feria de Madrid.

Ante esta nueva situación, CSIF considera que los poderes públicos y partidos políticos deben dejar a un lado sus diferencias hasta que concluya la situación de emergencia sanitaria, que será el momento de valorar las actuaciones. Los empleados/as públicas no entienden el cruce de reproches en momentos en los que debemos aunar recursos y voluntades para frenar la propagación y afrontar las consecuencias derivadas de la demanda asistencial que desborda los centros.

Más info: https://www.csif.es/contenido/nacional/general/292501